Violento choque armado eleva la cifra de muertos

La presidenta Jeanine Áñez identificó grupos subversivos armados; el expresidente dice que no cree que "el pueblo pare"

0
363

Al menos ocho cocaleros murieron, según la Defensoría del Pueblo, y se reportó más de un centenar de heridos cerca de la ciudad de Cochabamba, donde se registraron graves enfrentamientos con la Policía y las Fuerzas Armadas, que denunciaron el uso de armamento letal por parte de los manifestanntes. La presidenta Jeanine Áñez confirmó que identificaron grupos subversivos armados y el expresidente Evo Morales dijo que no cree «que el pueblo pare».

Cerca de la medianoche, el representante en Cochabamba de la Defensoría del Pueblo de Bolivia, Nelson Cox, informó de la muerte de ocho personas del movimiento cocalero a la televisora Cadena A. El Gobierno había confirmado solo cinco y el diario Los Tiempos, seis, pero dos más fallecieron en el hospital, según los últimos reportes.

Durante los choques fotografías mostraron el despliegue de las fuerzas del orden, pero también a manifestantes con armas.

Según Cox, los disparos se realizaron a quemarropa; las heridas se localizaron en la cabeza y pecho. Agregó que se contabilizaron más de 115 heridos.

Aseguró que las fuerzas conjuntas de policías y militares llevaron a cabo una acción «desproporcionada» ante la manifestación, que en días precedentes ya registró heridos de bala.

Además denunció que no dejaron pasar ambulancias que transportaban heridos.

Antes del reporte del Defensor, el ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, confirmó 5 muertos y 22 fallecidos; ratificó la denuncia de grupos que quieren convulsionar al país y convocó a la pacificación.

A diferencia del reporte del Defensor, precisó que «uno de los fallecidos presenta una herida de muerte singular: el proyectil ingresó por detrás de la nuca y de arriba hacia abajo. Eso quiere decir que no provino de un enfrentamiento cruzado, sino de atrás, de su propia fuerza», aunque precisó que verificará esta información en la zona de conflicto.

LA POLICÍA

La Policía Boliviana, que también reportó heridos, informó en Twitter que los uniformados «fueron atacados con armamento letal y armas de fuego improvisadas en el puente Huayllani», entre las ciudades de Cochabamba y Sacaba.

Un vehículo militar «recibió impactos de armas de fuego», confirmó la Policía en otro mensaje.

Uno de los oficiales de las fuerzas conjuntas declaró a cadenas de televisión que los manifestantes estaban utilizando «dinamita y armamento letal».

Se mostró alarmado por los informes que recibió, pues se recogió municiones de fusiles Mauser 165 que al parecer utilizaron los cocaleros y que ni la Policía ni las Fuerzas Armadas poseen.

«Presumimos que en segunda fila ellos han disparado y han herido a sus mismos compañeros», declaró.

Según medios locales, durante los disturbios las fuerzas de seguridad decomisaron dinamita, escopetas y cócteles molotov.

Los enfrentamientos ocurrieron cuando un gran número de cocaleros procedente del trópico de Cochabamba intentaba por segundo día ingresar en la ciudad, donde las fuerzas del orden instalaron controles en los accesos.

Evo desde México

“Yo siento, escuchando tanta masacre, no creo que el pueblo pare hasta sacar a la dictadura del Palacio Quemado”, sostuvo anoche el expresidente Evo Morales en la cadena televisiva CNN, entrevistado por la periodista mexicana Carmen Aristegui.

Morales dijo que se comunicó con algunos dirigentes y le transmitieron que las protestas no cesarán.

“Este movimiento es hasta sacar a la dictadura, hasta acabar con el golpe de Estado, ahora ya no para, se pasaron al masacrar”, lanzó.

Consultado sobre la salida a esta crisis, Morales aseguró que la única vía para pacificar el país es “una gran reunión nacional”, ya sea con o sin mediación, con la presencia si es que se desea de observadores extranjeros, y de todos los actores sociales en Bolivia, como los partidos políticos, comités cívicos y otras organizaciones sociales, incluido él.

Presidenta acusa a subversivos 

La presidenta Jeanine Áñez determinó ayer asumir “medidas constitucionales” que permitan restaurar el orden público ante las protestas que se radicalizan en La Paz y Cochabamba, principalmente, donde sectores que eran afines al MAS se tornan más violentos.

«Hemos identificado a grupos subversivos armados conformados por súbditos extranjeros y compatriotas de algunas regiones en conflicto (…). Se ha identificado una estrategia de bloqueo a los servicios básicos como mecanismo de asfixia a las capitales», denunció en una conferencia de prensa.

Indicó que estos grupos armados incitan a hechos vandálicos, como la destrucción de ductos de gas para ocasionar el desabastecimiento en algunas capitales del país.

El ministro de Defensa, Luis Fernando López, pidió a los grupos que protestan respetar al Gobierno.

Revelan detalles de venezolanos

Los nueve ciudadanos venezolanos que fueron detenidos en Guayaramerín (Beni) portaban una insignia de la Policía Bolivariana, así como credenciales del Partido Socialista Unido de Venezuela, del extinto Hugo Chávez y de Nicolás Maduro. Además, la Policía encontró en su poder imágenes en las que se los ve portando armas de largo alcance.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, responsabilizó por los hechos de violencia al exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, y ratificó que se extremarán los esfuerzos para dar con extranjeros que realizan actos “sediciosos” en el país.

Los datos proporcionados por Interpol en la presentación indican que los extranjeros habrían participado en los hechos de violencia en Montero y El Alto.

“Están haciendo sedición, se tiene que parar aquello, están usando una embajada para hacer política y dañar. No quiero más política en la Policía, quiero que el pueblo esté seguro”, dijo, al lamentar las acciones que, a su juicio, se instruyen desde la representación venezolana.

Agregó que son al menos diez ciudadanos cubanos investigados y que se recibe colaboración de diferentes embajadas para investigar la presencia de extranjeros acusados de promover la violencia en el país.

Funcionarios denuncian atropellos

Empleados de seis instituciones del Estado se rebelaron y denunciaron los atropellos que sufrieron de sus jefes, todos ellos militantes del Movimiento Al Socialismo (MAS). Ahora exigen la salida de esas autoridades, que los obligaron a marchar en las proclamaciones e inscribirse como militantes del partido de Evo Morales.

Entre las instituciones públicas cuyos dependientes presentaron denuncias están la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), el Banco Unión, la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel), Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), YPFB Refinación, Boliviana de Aviación (BOA) y la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (Epsas).

El MAS pide repliegue de las FFAA

El Movimiento al Socialismo (MAS) pidió al Gobierno transitorio que repliegue a las Fuerzas Armadas para pacificar el país y así iniciar el diálogo en la Asamblea Legislativa Plurinacional para avanzar en la elección de vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

El diputado Juan Calla (MAS) afirmó que los sectores movilizados en favor de Evo Morales están creciendo, por lo que pidió al Gobierno de transición que haga esfuerzos para buscar acercamientos con los manifestantes.

«Con el país pacificado podemos sentarnos con tranquilidad para hacer una ley corta o larga, estamos en la predisposición de viabilizar la elección de vocales», sostuvo el legislador.

La Paz: Más de 100 personas aprehendidas

Las protestas continúan. 110 personas fueron aprehendidas ayer, viernes, en la ciudad de La Paz, en medio de nuevos hechos de violencia. Una manifestación que descendió desde la urbe alteña intentó, nuevamente, ingresar a la plaza Murillo.

Mineros de Coro Coro y juntas vecinales de la ciudad de El Alto bajaron para expresar su rechazo al Gobierno transitorio de Jeanine Áñez, que anunció “medidas constitucionales” para restaurar el orden público en la urbe paceña.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí