Rebelion de Julian Apaza, Tupac Katari

0
4283
Tupac Katari y su Esposa Bartolina Sisa
(Julián Apaza Nina, más conocido como Túpac Catari, Túpaj Katari, o simplemente Katari Nacio en Ayo Ayo,  provincia de Sica sica, 1750 – Murió en Peñas, el 15 de Noviembre  1781) Líder del levantamiento indígena que tuvo lugar en Bolivia en 1781 y que puso en jaque a las autoridades coloniales españolas.
Nace el pueblo de Ayo Ayo, provincia de Sicasica, pertenecía a la masa indígena y toma su nombre, combinando los de los más grandes caudillos de la rebelión. Apaza era analfabeto y tenía muy poca preparación. A veces lo han tratado de impostor alegando que se había erigido jefe en forma arbitraria y con nombre supuesto; sin embargo, el Presidente de la Audiencia de Charcas, Ignacio Flores, por testimonio de la mujer de Túpac catari, nos dice que el caudillo estuvo dos veces en Tungasuca hablando con Túpac Amaru. Vale decir que las relaciones del caudillo paceño con las del rebelde del Perú; asimismo, su ambición era muy grande; Túpac Catari. No solo carece de la prudencia de Tomás Catari, sino que su arrojo lo lleva a realizar uno de los actos bélicos más importantes de la rebelión: el sitio de la ciudad de La Paz.
Junto a él está la figura de Bonifacio Chuquimamani, hombre letrado que le asesora. Chuquimamani era oficialmente el encargado de redactar cartas y proclamas, y correr a cargo de los papeles inherentes a la situación.
El sitio a Sorata
Andrés Túpac Amaru, después de la ejecución de su tío inca José Gabriel, conquisto toda la provincia de Larecaja, sitiando luego el pueblo de Sorata. Tres meses duró el asedio sin que sitiadores ni sitiados cedieran. Los sorateños fueron intimados a la rendición, cuando ya estaban extenuados por falta de víveres. La resistencia de los vecinos fue heroica, hasta costarles la vida. Túpac Amaru ingeniosamente hizo que durante el sitio sus tropas se ocuparan de construir un dique que fue desbordado, arrasando la población y ahogando a la mayor parte de sus habitantes, el 5 de agosto de 1781. Luego de su triunfo, las tropas de Andrés Túpac Amaru, fueron a colaborar en la conquista de la ciudad de La Paz.
Cerco a la Ciudad de La Paz
Rebelión de Tupac Katari, Primer Cerco a la Ciudad de La Paz
Tras las muertes de Túpac Amaru, con quien había mantenido contactos, y de Tomás Katari, el líder de la insurrección de Chayanta, tomó el nombre de Túpac Katari, con el que encabezó el más importante levantamiento indígena de la región aymara, a principios de 1781. Su movimiento buscaba la liberación de los indígenas frente al yugo impuesto por las fuerzas coloniales españolas.
A principios de marzo de 1781 estallo la rebelión encabezada por Túpac Catari y rápidamente cayeron en sus manos las Provincias de Sica Sica, Carangas Pacajes, Yungas Omasuyos y Chucuito. Luego de la cual puso sitio a la ciudad de La Paz, al mando de 40.000 hombres. El primer sitio duró 109 días y en el cayeron 10.000 españoles.
Durante este tiempo la población moría de hambre, sin embargo los indios no pudieron apoderarse de la ciudad por falta de armamentos adecuados. Los sublevados, en las escaramuzas que hacían, apresaron a varios mestizos; estos, fingiendo simpatía a la causa de Catari, enseñaron a usar armas a los indios; pero la confianza que depositaron en ellos los indígenas, tuvo que pesarles mas tarde, pues se traicionaron a los jefes indios que fueron entregados a los españoles. Entre estos fue descubierto Mariano Murillo como espía de los españoles; al percatarse de ello Túpac Catari le corto ambos brazos, enviándolo con una carta a Don Sebastián de Segurola, defensor de la ciudad.
El presidente de la audiencia, Ignacio Flores, al saber la gravedad del sitio, organizó un ejército para ayudar a La Paz. Flores entro en la ciudad dejando algunos víveres, mientras los indios desde los cerros circundantes seguían acosando. Por motivos difícilmente explicables, el presidente de la audiencia dejo la ciudad, abandonándola a manos de sus sitiadores. Antes de irse puso a la orden de Segurola un destacamento de 80 soldados veteranos y quedaron los paceños solos con su entereza, bajo el mando de su excelente defensor: Sebastián de Segurola.
Segundo Cerco a la Ciudad de La Paz
Los indios volvieron a tomar posiciones y, por consejo de Andrés Túpac Amaru, intentaron el mismo golpe que en Sorata: construir un dique para inundar la ciudad, pero, felizmente para sus habitantes, el dique reventó antes de lo previsto sin causar el daño esperado. No tuvieron los sitiadores tiempo de hacer otro ni madurar un nuevo plan, pues los Virreyes de Lima y Buenos Aires se habían puesto de acuerdo y venían con tropas desde ambas partes a defenderla ciudad. Jáuregui, virrey del Perú, con la política que habían usado los españoles desde la rebelión de Gonzalo Pizarro, y a la vista de las costas amenazadas por los ingleses, publicó un bando de perdón general para todos los rebeldes. El virrey Vértiz no era de esta opinión, pero siguió la misma política: este fue un golpe maestro con el que se desmoralizó a los jefes indígenas que empezaron a tratar su rendición.
Así estaba la situación cuando el general Roseguín, enviado de Buenos aires, llegó a Charcas, derrotando a las huestes de Túpac Catari quien tuvo que replegarse en el Santuario de Peñas; en la batalla fue apresada la mujer del caudillo: Bartolina Sisa, colaboradora de Julián Apaza y también jefe activo de la rebelión.
Túpac Catari fue llamado por los españoles para que se presentase a las autoridades, pero este no se fio de sus promesas al ver que de ningún modo podía obtener la libertad de su mujer. Poco después fue traicionado Por Tomás Inca Luque quien le entrego a los españoles.  
luego apresado por los españoles, la noche del 9 de noviembre de 1781.
Después de ser apresado fue sometido a tortura y seis días después fue sentenciado, en ejecución similar a la de Túpac Amaru II, a ser atado de sus extremidades para que tirasen cuatro caballos de ellas, siendo finalmente descuartizado.

Muerte de Túpac Katari

Francisco Tadeo Diez de Medina, comisionado para el efecto, fue inexorable y condenó al caudillo a ser descuartizado en la plaza del pueblo de Peñas (Cajamarca) el mártir indígena Túpac Katari estaba rodeado de los representantes del poder colonial.
La orden fue dada y los caballos partieron a los cuatro puntos cardinales. Su cuerpo descuartizado fue expuesto por todo el territorio de Kollasuyu, como escarmiento a los indios rebeldes: Su cabeza en el cerro de K’ili K’ili (La Paz); la mano derecha en Ayo Ayo, la izquierda en Achacachi; su pierna derecha en Chulumani y la izquierda en Caquiaviri. Más tarde su esposa Bartolina Sisa, moriría estrangulada por los mismos verdugos.
Francisco Tadeo Díez de Medina, el juez quien lo condenó a morir descuartizado en su sentencia dijo:
<<<Ni al rey ni al estado conviene, quede semilla, o raza de éste o de todo Túpaj Amaru y Túpaj Catari por el mucho ruido e impresión que este maldito nombre ha hecho en los naturales… Porque de lo contrario, quedaría un fermento perpetuo.>>>
Francisco Tadeo Diez de Medina y Vidango
Últimas palabras de Tupac Katari
La tradición oral le atribuye haber dicho a sus captores antes de morir la frase en lengua aymara:
<<<Naya saparukiw jiwayapxitata, nayxarusti waranqa, waranqanakaw kut’anixa.>>>
Túpac Catari
Que traducido al español significa:
¡Yo Muero Hoy, Pero Volveré y Seré Millones…! 
No se vio nunca en la historia de la humanidad mayor genocidio, ni masacre, ni martirio que la que acumularon los blondos propulsores de la «civilización» para descargarla sobre nuestros pueblos, por eso la lucha que emprendiste no concluye aún, sino que muy a pesar de los advenedizos se vigoriza día a día y el eco del coro originario e insurgente te dice:
JALLALLA JILATA TUPAJ KATARI»
Como citar a Dámaso y Nicolás Catari, hermanos de Tomás, que, después de la muerte de este, siguieron la guerra en Chayanta al mando de 7.000 hombres. Esta tropa fue desbandada por el ejército que comandaba Paula Sanz, intendente de Potosí.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí