Inicio Blog Página 2

Himno a la Bandera

0

Letra: Ricardo Mujía
Música : Manuel Benave

Pabellón tricolor que te ostentas,

de Bolivia en el cielo radiante
como el iris de gloria triunfante
como emblema de paz y de unión.
 
En tus pliegues benditos acoge
los anhelos del pueblo que te ama.
que en las cumbres andinas te aclama
y te rinde homenaje de amor.
 
Si el Clarín de la guerra resuena
y nos llama a la cruenta batalla
nuestros pechos serán la muralla
que resista con fe y con valor.
 
Las cornetas que dicen tu nombre
desgranado a los vientos sus notas 
vibrarán en las playas remotas 
sobre el mar que tus plantas besó.
 
Pabellón tricolor con tus franjas
de laurel de oro vivo y de fuego
por ti elevo a los cielos mi ruego
por ti ofrezco mi vida al señor.
 
Cuando sueltas tus pliegues al viento
protegiendo heredades y nidos
tuyos son los vehementes latidos
de tu pueblo que es un corazón.
 
BIOGRAFIA DE LOS AUTORES
Ricardo Mujía
(Sucre, 1860-1938) Diplomático y poeta boliviano. Realizó sus estudios en su ciudad natal, donde se licenció de abogado en 1886. Ejerció la docencia de Literatura e Historia en el Colegio Nacional Junín de Sucre y de Derecho Internacional en la Universidad Mayor de Chuquisaca, de la que fue rector.
 
Tras la revolución liberal de 1898, ocupó los cargos de Secretario de la Presidencia de la República, Oficial Mayor del Ministerio de Instrucción Pública, Ministro de Gobierno y de Relaciones Exteriores. Como diplomático, fue secretario de la Legación en Brasil, encargado de Negocios en Perú y ministro de la Legación de Bolivia en Paraguay y en Argentina.
 
Cuando en 1920 los liberales perdieron el poder frente a la revolución republicana, se retiró de la vida pública y estableció definitivamente su residencia en su ciudad natal, de donde salió en 1927 para prestar sus servicios, a requerimiento del gobierno nacional, en la delegación constituida en Buenos Aires para discutir la cuestión de límites con Paraguay. En 1924 el legislativo le concedió una pensión de jubilación.
 
Poeta de la transición del romanticismo al modernismo rubendariano, destaca, sobre todo, en sus poemas épicos de inspiración patriótica. En 1925 obtuvo la Flor Natural y la Banda del Gay Saber del certamen poético del primer centenario de la república por su poema «La creación de Bolivia», composición de 324 versos, en que canta los avatares de la república a lo largo de sus cien primeros años de historia. Entre sus poemarios figuran Poesías líricas (1898) y Penumbras (1907). Escribió además diversos trabajos sobre los límites fronterizos con el Paraguay y otras obras históricas.
 
Manuel Benave
Novelista español, nacido en Puenteareas (Pontevedra) en 1895 y fallecido en México en 1947. Durante la Guerra Civil española colaboró con el bando republicano y al finalizar la contienda se exilió a México, donde prosiguió su actividad literaria hasta su muerte.
 
Autor de varias obras entre las que figuran El último pirata del Mediterráneo, novela en la que desarrolla la biografía del financiero mallorquín Juan March; la colección Luz sobre España, publicada en México, que comprende los títulos: Los nuevos profetas, La escuadra la mandan los cabos, Guerra y Revolución en Cataluña, Soy del 5º Regimiento, La historia se hace en Madrid, Viva la muerte, El ruedo andaluz, Ha caído el Norte, La guerra en Aragón, Comisarios y guerrilleros, Los dioses del Ebro, El camino hacia la vida, Los muertos traicionados, El frente de París, Historia de un tesoro y El 2º Libro de los Macabeos; Curas y Mendigos (Barcelona, 1936) y El crimen de Europa (Barcelona, 1937).

Salve !Oh! Patria

0

   Letra: José Aguirre Achá  

  Música: Bernardino Gonzales

Salve salve, oh tierra feraz bendecida    
Salve salve, oh Patria fecunda en valor.    
Nuestro orgullo es deberte la vida    
nuestro anhelo morir por tu honor 
   
Salve, Oh Patria…………..Salve   
 
Si atesora La Paz tu civismo    
también Charcas la culta está en tí;
Cochabamba probó tu heroísmo  
y tu riqueza sin par Potosí.
 
Pando y Beni tu hermoso futuro    
y te brinda su esén Santa Cruz    
el poder de tus brazos Oruro    
y Tarija su tipo andaluz. (Bis)
 
  Tocopilla, Cobija y Calama;    
Mejillones en el Litoral    
nuestra Patria constante reclama    
Antofagasta en las playas del mar.
 
Ni tiranos jamás ni invasores,    
oscurezcan tu gran porvenir    
o al redoble de alegres tambores    
marcha Oh pueblo! cantando a vencer
 
BIOGRAFIA DE LOS AUTORES
José Aguirre Achá   
( 1877-1941 ). Escritor boliviano, nacido en Cochabamba. Se dio a conocer en su juventud como poeta y, ya en plena madurez, se dedicó al cultivo de la novela. De su producción en este género sobresale Platonia, novela que ha sido calificada de » costumbres politicas «. La acción se sitúa en un pais hipotético – el del titulo de la novela – y sus personajes aparecen todos bajo el disfraz de nombres griegos. Este recurso, que el autor emplea a fin de evitar las alusiones directas, contribuye a dar un carácter artificial a la novela.
 
Bernardino Gonzales
(Talca, 1957) Poeta, educador e investigador. En 1981 se recibe de Profesor de Estado en Historia y Geografía y Licenciado en Educación. Su padre era ferroviario y su madre profesora normalista. Su obra poética ha sido compilada en antologías y otras colecciones literarias. Poemas suyos han sido traducido al francés, catalán, turco, inglés, italiano y portugués. También ha investigado, recopilado y editado la vida y obra de poetas olvidados de su región: Emma Jauch, Jorge González Bastías y Alejandro Lavín, rescatando tanto el lenguaje como la vigencia que tiene el tema campesino en una identidad propia.
 
Bernardo González pertenece a la Generación del Roneo, poetas cuyas primeras publicaciones se hacen a principios de los ochenta, durante los días más álgidos de la dictadura militar. Ha ejercido la crítica literaria en diarios y revistas y prologado textos de promisorios creadores, especialmente de la región del Maule. Durante muchos años ha realizado talleres de poesía en distintas instituciones educacionales, ha participado en congresos y encuentros de escritores y realizado ponencias y recitales en diferentes ciudades del país. Bernardo González, con su obra literaria, se inscribe en la gran poesía del Maule y la gran poesía de Chile.
 
En la actualidad continúa su labor como Profesor en el Instituto Superior de Comercio Talca.

Himno del Estado Plurinacional de Bolivia

0
letra: Jose Ignacio de Sanjines
Musica: Leopoldo Benedetto Vincenti Franti

¡Bolivianos!…¡El hado propicio
coronó nuestros votos y anhelo!…
Es ya libre, ya libre este suelo,
ya cesó su servil condición.

Al estruendo marcial que ayer fuera
y al clamor de la guerra, horroroso,
siguen hoy, en contraste armonioso,
dulces himnos de paz y de unión.

CORO

De la Patria el alto nombre
en glorioso esplendor conservemos…
Y, en sus aras, de nuevo juremos:
¡Morir antes que esclavos vivir!…

II

Loor eterno a los bravos guerreros,
cuyo heroico valor y firmeza
conquistaron las glorias que empieza
hoy Bolivia feliz a gozar.

Que sus nombres, el mármol y el bronce,
a remotas edades trasmitan
y, en sonoros cantares, repitan:
¡Libertad, Libertad, Libertad!…

CORO

III

Aquí alzó la justicia, su trono
que la vil opresión desconoce,
y, en su timbre glorioso, legóse
Libertad, libertad, libertad.

Esta tierra inocente y hermosa,
que ha debido a Bolívar su nombre,
es la Patria feliz donde el hombre
goza el bien de la dicha y la paz.

CORO

IV

Si extranjero poder, algún día,
sojuzgar a Bolivia intentare,
al destino fatal se prepare
que amenaza a soberbio agresor.

Que los hijos del grande Bolívar
han ya, mil y mil veces, jurado
morir antes que ver humillado,
de la Patria el augusto pendón.

CORO

El Himno Nacional de Bolivia fue estrenado el 18 de Noviembre de 1845 en la ciudad de La Paz, frente al Palacio de Gobierno. A las 12 del dia, 90 instrumentistas pertenecientes a las Bandas Militares de los Batallones 5°, 6°, 8° hacen escuchar por primera vez los vibrantes acordesde la » Cancion Patriótica «, que así se llamo al estrenarse.
Ese dia se festejaba el Cuarto Aniversario de la Batalla de Ingavi con varios actos de magnitud extraordinaria, entre los que se destacaban la apertura del Teatro Municipal y el estreno del Himno Nacional.
En la noche, ante el Público congregado en el Nuevo Teatro, el Dr. Sanjines explicaba sobre la letra de la Cancion Patriótica, que es interpretada por un coro de ocho voces, con el acompañamiento de una orquesta dirigida por Benedetto Vincenti. Las Exclamaciones de Júbilo premiaron a la brillante actuacion coral; el publico, los personeros del Gobierno, el mismo heroe de Ingavi, Presidente José Ballivian; felicitaron ardientemente a los autores del Himno Nacional.
En el Gobierno del Gral. Manuel Isidoro Belzu, mediante decreto supremo, se oficializó el Himno Nacional y se mandó imprimir para que fuera distribuido en las escuelas, desde entonces se ejecuta y entona en todos los actos oficiales y escolares
Autores
Letra: Dr. José Ignacio de Sanjines, nacido en Chuquisaca en 1786, fue un brillante abogado, poeta y catedratico de la Universidad Mayor de San Andrés, intervino en la política, llegando a ocupar en diferentes oportunidades el Ministerio de Relaciones Exteriores, su nombre figura entre los fundadores de la Nación en el Acta de la Independencia; Fallecio en el año 1854.
Musica: Benedetto Vincenti, nacido en Roma, curso estudios en el conservatorio de Paris, en dicha ciudad fue contratado por el almirante Du Thous, para que lo acompañara en su segundo viaje alrededor del mundo.
Al pasar por chile, Vincenti se queda contratado como Director de la banda de Musica del Ejercito, posteriormente el Presidente Ballivian, lo trajo a Bolivia con igual cargo.
Residio en nuestro pais durante muchos años, trasladandose ya anciano a su ciudad natal.
Biografia de los Autores
Jose Ignacio de Sanjinez(1786 – 15 de agosto de 1864) fue un poeta y legislador boliviano conocido por haber escrito la letra del Himno Nacional de Bolivia.Nacido en Chuquisaca, fue delegado a las Asambleas Deliberante y Constituyente de 1825 y 1826, cuando Bolivia se convirtió en un país independiente. En tal carácter firmó la Declaración de la Independencia y la primer Constitución boliviana.

Falleció en Sucre en 1864.

Leopoldo Benedetto Vincenti(Roma, Italia, 1815 – Italia, 1914).- Músico y compositor. Autor de la música del Himno Nacional de Bolivia.

Se educó en el Seminario Jesuita de Saint Vitole. Luego prosiguió estudios de música en París, Francia. Por su espíritu aventurero decidió visitar varias naciones americanas, en el recorrido, fue invitado por el gobierno boliviano para trasladarse a La Paz a prestar sus buenos oficios.
El diario ‘La Epoca’, que circulaba en días en que Vincenti se paseaba por las calles paceñas describió al visitante europeo con los siguientes términos -citado por Carlos Seoane-: «joven aventajado por su educación y sus principios liberales… más que todo, por su profunda capacidad en el hermoso arte de las armonías. Su permanencia aquí contribuirá eficazmente a desterrar el fastidio de nuestra vida retirada; él educará a nuestros aficionados; y nuestras músicas militares, lo mismo que los de salón, tocarán en un punto a que aún no han llegado».
Vincenti fue contratado por el entonces Presidente de la República José Ballivián y Segurola, para que compusiera un himno en homenaje al IV Aniversario de la Batalla de Ingavi que se cumplía en 1845, trabajo hecho en base a la letra del chuquisaqueño José Ignacio de Sanjinés. Con este mérito fue designado como Director General de Bandas del Ejército.
El Himno Nacional de Bolivia fue estrenado –según apuntes de Luis Oporto Ordoñez– el 18 de noviembre de 1845 en la Plaza Murillo de la ciudad de La Paz. “En un solemne Tedeum frente al Palacio de Gobierno, el maestro dirigió tres bandas militares con 90 instrumentos, interpretando primero la obertura Fra Diavolo de Auber y el Himno Patriótico luego, ‘cantado por doce aficionados’ y que luego ‘recorrió las calles de La Paz arrancando aplausos de fervor cívico de la gente’. Esa noche asistieron al Teatro Municipal el Presidente Ballivián y su gabinete, el Prefecto y el Alcalde, junto a lo más selecto de la sociedad paceña, quienes escucharon la interpretación del Himno Patriótico para conmemorar el triunfo de las armas bolivianas en Ingavi. ‘Los primeros versos para el maestro fueron sublimes y, según expresó en sus cartas familiares, tiene una belleza que eriza los cabellos y enciende fuego en las venas”.
El Himno Nacional de Bolivia fue inicialmente conocido como ‘Himno Patriótico’ o ‘Canción Patriótica’, y fue consagrada como Himno Nacional de Bolivia durante el gobierno (1848-1855) de Manuel Isidoro Belzu, por orden del 27 de marzo de 1852 del Ministerio de Instrucción Pública.
El ‘Día del Himno Nacional’ fue establecido por Resolución Biministerial de los Ministerios de Defensa Nacional y Educación en 1991, por lo que se rinde homenaje cada 18 de noviembre. Hoy en día la partitura original está en custodia oficial en el Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa de Bolivia, en La Paz.
El maestro italiano también participó activamente del nacimiento de la ópera en Bolivia, y es que el 24 de marzo de 1847, Vincenti estrena en el Teatro Municipal de La Paz la primera ópera completa cantada en nuestro país que fue ‘Elisir d’amore’ de Donizetti; para el efecto, Vincenti fue colaborado por Pablo Ferreti.
Don José de Mesa historiador y amante de la música, en ocasión de hacer la catalogación del Tesoro Artístico de la Catedral de La Paz, encontró una de las obras maestras del maestro Vincenti. En un artículo aparecido en 1981, Mesa anuncia que se trataba de la ‘Misa de Gloria’, que habría sido interpretada en los mismos días en que se presentó el Himno Nacional.
SÍMBOLOS PATRIOS

Primera Bandera

Creada por la Asamblea Deliberante del 17 de agosto de 1825 Tres franjas horizontales. Las franjas superior e inferior de color verde y la del medio, más gruesa, de color rojo. En la franja central 5 estrellas doradas en hojas de laurel, representando a los 5 departamentos que Bolivia tenía al momento de su fundación: La Paz, Potosí, Cochabamba, Chuquisaca y Santa Cruz.

SEGUNDA BANDERA

Segunda Bandera de Bolivia: Modificación efectuada por Ley del 25 de julio de 1826, en la presidencia del Mariscal, Antonio José de Sucre. Tres franjas horizontales simétricas. Amarilla la superior, roja la del medio y verde la inferior. En la franja central (roja) se lucía el primer Escudo de Bolivia. bandera de la República de Bolivia.

TERCERA BANDERA NACIONAL
Reglamentada por Decreto Supremo de 14 de julio de 1888 

Actual bandera de Bolivia
Bandera Oficial de Bolivia: La enseña nacional rige por la Ley de 5 de noviembre de 1851, dictada en la presidencia de Manuel Isidoro Belzu. Tres franjas horizontales simétricas. La franja superior es de color rojo, la franja del medio de color amarillo y la franja inferior de color verde. La ley de Belzu no incorpora el Escudo Nacional en el pabellón tricolor, mas la costumbre va imponiendo colocar el escudo patrio en la franja central. .

El 30 de noviembre de 1851, la Asamblea Nacional, a sugerencia del Presidente Manuel Isidoro Belzu, modificó la enseña patria, dándole la forma y los colores actuales. Sin embargo, recién durante la presidencia de Gregorio Pacheco Leyes se reglamentó la modificación de Belzu, mediante Decreto de 14 de julio de 1888, que expresa:»La Bandera Nacional consta de tres fajas horizontales de igual anchura y dimensiones, colocadas en este orden: una roja en la parte superior, una color oro en el centro y una verde en la parte inferior».

1er ESCUDO NACIONAL

El primer escudo de Bolivia se dio a conocer mediante el Decreto de la Honorable Asamblea General de la República de Bolívar1 del 17 de agosto de 1825,2 durante el gobierno de Simón Bolívar. Según este decreto,3 los elementos que componían el escudo eran los siguientes:

El escudo de armas de la república de Bolivar estará dividido en cuatro cuarteles dos de ellos grandes, saber el de la parte superior y el del pie y el del medio dividido por la mitad, formará los otros dos.
En el cuartel superior se verán cinco estrellas de plata sobre esmalte o campo azul, y estas serán significativas de los cinco departamentos que forman la República.
En el cuartel del pie del Escudo se verá el Cerro de Potosí, sobre campo de oro, y esto denotará la riqueza de la República en el Reino Mineral.

En el cuartel del medio, en el costado, ira grabado sobre campo blanco el árbol prodigioso denominado del pan, que se encuentra en varias de las montañas de la República, significándose por el la riqueza del Estado en el Reino Vegetal.
Al costado de dicho cuartel se verá, sobre campo o esmalte verde, una alpaca, y esto significará la riqueza del Estado en el Reino Animal.
A la cabeza del Escudo se verá la Gorra de la Libertad y dos genios a los lados de ella, teniendo por los extremos una cinta en que se lea «República de Bolívar».
Asamblea General de la República de Bolívar, Decreto, 17 de agosto de 1825.

Este primer escudo es curiosamente similar -en el concepto y distribución de los cuarteles interiores- al escudo del Perú, también dividido en tres cuarteles -dos superiores y uno inferior- destinados a representar las riquezas en los tres reinos naturales. Esto pudo deberse a que Bolívar lo usó como inspiración para el escudo boliviano.

Segundo Escudo Nacional

La modificación del primer escudo fue dispuesta durante la presidencia del mariscal de Ayacucho, el grancolombiano Antonio José de Sucre, mediante ley del 25 de julio de 1826.5 Constaba de un óvalo central, en cuyos costados, sobre fondo amarillo, con letras rojas, se lee: República Boliviana y en la parte inferior sobre fondo azul, seis estrellas, que a diferencia del anterior escudo contaba con una estrella adicional, representando al reciente departamento de Oruro creado por ley el 2 de septiembre del mismo año.5 Al interior del óvalo, al centro, se encuentra el Cerro Rico, al costado izquierdo de este un sol naciente, y en la parte inferior una alpaca, el árbol del pan y un haz de trigo. A los costados del óvalo se alzan cuatro pabellones tricolores: amarillo, rojo y verde, sujetados sobre cuatro lanzas, cuatro fusiles y dos cañones, símbolo de fuerza y poder. El óvalo está coronado por el hacha incaica, en cuyo extremo superior se yergue el gorro frigio de la libertad.

Tercer Escudo Nacional

La segunda modificación del escudo fue reglamentada por Decreto Supremo de 14 de julio de 1888, durante la presidencia de Gregorio Pacheco Leyes. Está constituido por un óvalo central en cuya parte superior, sobre fondo azul, se haya inscrito en letras doradas «BOLIVIA»; en la parte inferior, sobre fondo azul, aparecían nueve estrellas en representación de los entonces nueve departamentos, que incluía el Departamento del Litoral que aún estaba en posesión de Bolivia. En el interior del óvalo, al centro, el sol naciente, el Cerro Rico de Potosí y la Casa de la Moneda; adelante, la alpaca, el árbol del pan y haz de trigo, como símbolos de riqueza y prosperidad. A los costados del óvalo figuran seis pabellones tricolores: rojo, amarillo y verde sostenidos por seis lanzas, cuatro fusiles y dos cañones, símbolo de fuerza y poder. En la parte derecha, junto a la boca de uno de los cañones, se yergue el hacha incaica y, en la otra el gorro frigio de la libertad. En la parte superior, sobre el óvalo, rodeado de ramas de olivo y laurel, símbolos de paz y victoria, se alza majestuoso el cóndor, en actitud de levantar vuelo.

Modificaciones del 2004

El actual Escudo Nacional de Bolivia o Escudo de Armas de Bolivia fue reglamentado oficialmente por el decreto 27630 aprobado por el Presidente Carlos Mesa y los ministros de gobierno el día 19 de julio de 2004, sin embargo se dieron algunos cambios en los elementos que lo componen. En el decreto se establece:

El Escudo Nacional de Bolivia es de forma elíptica. En la parte superior lleva un sol naciente apareciendo detrás del Cerro de Potosí con los celajes del amanecer. En su centro el Cerro Rico de Potosí y el Cerro Menor. En la parte superior del Cerro Menor, la capilla del Sagrado Corazón de Jesús. En la parte inferior izquierda del conjunto formando por los cerros, una alpaca blanca. A su derecha, un haz de trigo y una palmera. Alrededor, el óvalo de color azul con un filete interior de color dorado. En la mitad superior del óvalo la inscripción BOLIVIA en letras de oro y en mayúsculas. En la mitad inferior del óvalo diez estrellas de cinco puntas en oro. A cada costado, tres pabellones (banderas nacionales), un cañón, dos fusiles, un hacha a la derecha y el gorro de la libertad a la izquierda. Remata el Escudo el cóndor de los Andes en actitud de levantar el vuelo. Detrás del cóndor, dos ramas entrelazadas de laurel y olivo. El laurel a la izquierda y el olivo a la derecha haciendo una corona. Cuando corresponda, el campo exterior al Escudo seá azul perlado.
Entre los cambios del nuevo escudo, están:

La llama se sustituyó por la alpaca
El árbol de pan (Artocarpus altilis)
La denominación de la «hacha incásica» fue cambiada por sólo hacha
Al escudo se le agregaron los siguientes elementos:
El Cerro Menor, en frente del Cerro Rico
La Capilla del Sagrado Corazón de Jesús sobre el Cerro Menor

Estrella

Cuando se adoptó el nuevo escudo nacional el 14 de julio de 1888, Bolivia contaba con nueve departamentos: Beni, Chuquisaca, Cochabamba, La Paz, Tarija, Oruro, Potosí, Santa Cruz y el Departamento del Litoral. Luego de la Guerra del Pacífico (1879 y 1883), Chile ocupó el territorio de este último departamento, dejando así al país con ocho departamentos. Sin embargo, la novena estrella se mantuvo en el escudo, en honor al departamento boliviano perdido en la guerra.

Mediante ley de 24 de septiembre de 1938, el presidente Germán Busch creó el nuevo Departamento de Pando, que ocupa lo que era antes el Territorio Nacional de Colonias y la Provincia de Caupolicán del Departamento de La Paz, con capital Puerto Rico. Con la creación del nuevo departamento, se tendría que haber colocado una estrella adicional, sin embargo, no fue hasta 23 años después que por ley, el 10 de noviembre de 1961, se determinó adicionar una estrella al escudo nacional. Desde entonces el escudo boliviano está compuesto por diez estrellas dentro de un óvalo azul.

Diseño Proporciones y Dimensiones

Alto: 15 centímetros. Para el uso del Escudo Nacional se establecen las siguientes proporciones: Considerando la parte superior de las ramas del laurel y el olivo. Abajo la parte inferior de los pabellones nacionales.

Ancho: 20 centímetros. Considerando a la izquierda el remate del mástil inferior de uno de los tres pabellones nacionales. A la derecha el remate del mástil inferior de uno de los tres pabellones nacionales.

Colores

Los colores del Escudo son los siguientes de acuerdo al Código Pantone:

Los colores de la Bandera en el Escudo son: Rojo 485 CVU, Amarillo Process CVU, Verde 356 CVU.

El color del óvalo es: Azul 2995 CVU, cuyo filete es de color ocre dorado 123 CVU, La inscripción: BOLIVIA, en la parte superior es de color ocre dorado 123 CVU. Las diez estrellas en la parte inferior son de color ocre dorado 123 CVU.

Simbolismo de los Elementos

El Escudo Nacional de Bolivia es el símbolo nacional heráldico del país, según establecido en la Constitución y de acuerdo al Decreto Supremo del 14 de julio de 1888 posteriormente reglamentado por Decreto Superior Nº 27630 del 21 de julio de 2004 por el Presidente Carlos Mesa.
El Cóndor de los Andes es el ave nacional de Bolivia y simboliza la búsqueda de horizontes sin límites del país.

El Laurel simboliza el triunfo, la gloria después de la guerra.
El Olivo simboliza la paz y la gloria de los pueblos.
Los Pabellones se refieren a las tres Banderas Tricolores dispuestas a cada lado del ovalo con sus respectivos mástiles, la bandera es el máximo símbolo nacional.
La disposición de los fusiles-pica, simboliza las armas del país.
El Hacha simboliza la autoridad, el mando del país.
La Pieza de artillería, simboliza las armas del país.
El gorro frigio también conocido como Píleo, simboliza la libertad
El Óvalo cuyo campo es de color azul celeste, tiene la forma elíptica oblonga, contiene en su parte inferior las diez estrellas doradas y en la parte superior se lee la inscripción BOLIVIA, en letras doradas. En el interior del óvalo se encuentra el filete dorado, su color azul simboliza el Litoral Cautivo.
El Filete es una moldura angosta y larga a manera de adorno lineal.
El Cerro Rico de Potosí, cuyas riquezas de plata fueron descubiertas en 1545 fue una de las minas de plata más ricas del mundo, simbolizando la riqueza de los recursos naturales.
El Cerro Menor está asociado al conjunto del Cerro Rico de Potosí, constituyéndose en una especie de altar de la montaña, donde se levanta la Capilla del Sagrado Corazón.
La Capilla del Sagrado Corazón de Jesús, es una construcción hecha con granito de Comanche y la imagen del Sagrado Corazón de Jesús hecha de bronce que a lo lejos es confundida por una cruz ya que está con los brazos abiertos.
El Sol, simboliza el nacimiento y el esplendor del país.
El Cielo con los colores del amanecer, simboliza el nacimiento y esplendor del país.
La Alpaca blanca, simboliza la riqueza de la fauna del país.
El Haz de trigo, simboliza los abundantes recursos alimenticios del país.
La Palmera Janchi Coco o Zunga de nombre científico (Parajubaea Torallyi), simboliza la riqueza vegetal del país.
La Estrella, simboliza a cada uno de los Departamentos de Bolivia, incluyendo al Litoral.

LA KANTUTA

La flor de la Kantuta fue declarada Flor Nacional por Decreto Supremo de 1 de enero de 1924, durante la presidencia de Bautista Saavedra.

Se la consagró como Flor Nacional, porque ostenta los colores de la Bandera Nacional. Es uno de los símbolos patrios destinados a reavivar y embellecer la tradición y las glorias de los pueblos andinos constitutivos de nuestro país. Esta hermosa flor ya figuró en la heráldica del poderoso imperio del Tawantinsuyo, flor típica de la región andina, considerada como símbolo nacional, ya que se aprecian en sus pétalos los tres colores patrios.

EL PATUJÚ

La flor del Patujú, declarada Flor Nacional, por decreto supremo de 27 de abril de 1990. Símbolo entrelazado de la unión de todas las regiones, etnias, culturas y riquezas naturales de la patria.

El Patujú es una flor originaria de la región de los llanos de idénticas características a la primera; emblemas que simbolizan la unión y hermandad de las regiones occidental y oriental del país.


LA WIPHALA

Es un emblema recientemente incorporado como símbolo patrio. El artículo 6 de la Constitución Política del Estado, promulgada en febrero de 2009, incluye a la wiphala como símbolo del Estado Plurinacional.

Se trata de una bandera dividida en siete colores, colocados de forma diagonal, formando 49 cuadrados de igual tamaño. El color rojo representa al planeta tierra, el naranja a la sociedad y la cultura, el amarillo es la energía y la fuerza, el blanco simboliza el tiempo, el verde es la economía y la producción andina, el azul representa al espacio cósmico, el color violeta hace referencia a la política y la ideología andinas.

Dia del Maestro 6 de Junio

0
Durante el gobierno de Bautista Saavedra, bajo Decreto Supremo, es declarado en mayo de 1924, cada 6 de junio como el día del Maestro boliviano como un sentido homenaje a ese ser que imparte nuevos conocimientos en diferentes centros.
Como figura histórica en Bolivia tenemos a Modesto Omiste que aportó enormemente a la educación de nuestro país. Considerado por muchos escritores como «El Sarmiento boliviano». Creó las escuelas «1º de Abril» (niños) y «Juana Azurduy de Padilla» (niñas) en el año 1883. Fue gestor de las Asambleas del Maestro donde impartió en conferencias modernos métodos pedagógicos para su tiempo. Se consagró a la libertad de enseñanza en todos sus grados e influyó en la Ley de Libertad de Enseñanza que se aprobó un 22 de noviembre de 1872.
Otros personajes influyentes para la educación boliviana fueron: Franz Tamayo quien explicó la urgencia de una pedagogía basada en nuestra realidad étnica antes que en modelos extranjeros en su obra: Creación de una Pedagogía Nacional . Por su parte, Avelino Siñani y Elizardo Perez marcaron hito con la escuela productiva de Warisata. Se puede citar a más personajes que dieron a Bolivia un impulso importante en la educación pero son más importantes aquéllos maestros que, anónimamente y desde las aulas, luchan día a día por sembrar en las jóvenes mentes «la alegría de aprender» que ya Jaime Escalante hace más de 40 años enunció. La libertad y alegría de aprender es el máximo reto que todo buen maestro toma en sus manos antes de entrar al aula.
Homenaje en el día del maestro en Bolivia
Todos debemos rendir un justo homenaje a las personas que nos nutrieron y robustecieron nuestros primeros conocimientos con las sabias y pacientes enseñanzas, impartidas años atrás cuando cursamos la instrucción primaria.
Rindamos también un homenaje a los que tuvieron la responsabilidad de prepararnos en el nivel secundario, los cuales merecen respeto y toda nuestra consideración.
Es al viejo maestro que vimos el otro día tratando de subir a un vehículo de transporte urbano atestado de pasajeros, a quien dedicamos estas líneas que arrancan de nuestros más escondidos recuerdos, los pedazos de infancia que bajo su vigilante 
Estamos seguros y podríamos decir que son y serán padres… padres en la escuela, porque se llenaron de orgullo cuando nosotros, sus estudiantes, alcanzamos metas, sueños, el éxito… porque desde el primer día se dedicaron a educar, sacrificadamente igual que un padre y una madre.
Aún recordamos sus sabios consejos maestro y amigo, teniendo muy presente, entre tantos pasajes de nuestra vida escolar, la vez que un grupo de alumnos faltamos a clases durante varios días, aprovechando ese tiempo para formar un club deportivo y para colmo de la imprudencia o inocencia de niño, mediante una carta con pésima ortografía, retamos al equipo del colegio vecino y adversario para sostener un encuentro futbolístico, lógicamente resignados al posterior castigo que se nos vendría encima, sin lugar a dudas.
Sin embargo, en vez de la merecida reprimenda y castigo físico que merecíamos, para sorpresa de todos nos dijiste: » Tienen mucha imaginación y sobre todo decisión, porque creen en lo que emprenden; llegaran muy lejos en la vida cuando sean mayores, pero tengan presente que jamás deberán faltar a sus obligaciones o cometer actos de indisciplina».
«Lo que han hecho ustedes es un acto de indisciplina, falta de respeto, y en consecuencia censurable; pasen todos a su salón y que esto no vuelva a ocurrir porque entonces si me van a conocer» nos dijiste a todos y ordenaste agitando tu vara, sin poder ocultar por entero la risa que te causaba la travesura de “tus hijos”, porque así nos considerabas y querías.
Cuantas veces estuvimos a punto de desmayar ante los dolores y sinsabores que nos da la vida, pero siempre en esos difíciles momentos, nos pareció escuchar tu voz repitiéndonos como antes, «Nunca inclinen la frente en forma servil ante nadie y sigan luchando hasta lograr lo que se han impuesto y si están seguros que actúan dentro de lo moral, la honestidad y la decencia; tengan la certeza que lo lograrán». Y tal como lo dijiste, así fue.
Ahora varios de tus estudiantes, te vimos cansado, arrastrando el peso de los años y tal vez la ingratitud del mundo que jamás premió su sacrificio, jubilándolo con un sueldo miserable, no obstante que dedicaste los mejores años de su vida, descuidando muchas veces tu propio hogar para cuidar y formar a hijos que no son suyos, preparándolos para que sean ciudadanos útiles al país y orientándolos para que no caigan en actos indebidos. ¿Qué te han dado?, sólo abrazos y algunos desabridos discursos cuando llega el Día del Maestro.
Nuestra gratitud para al Maestro, mujer y hombre valioso que camina con el orgullo que significa ser ejemplo de honestidad, de decencia y de mística.

Día de la Madre: un Homenaje a Guerreras Bolivianas y a la «Madre Tierra»

0
El 27 de mayo de 1812 se conmemora el día de las valerosas heroínas de la Coronilla (Cochabamba), quienes sacrificaron sus vidas por combatir a las tropas realistas españolas.
Ese año, el general español Goyeneche, a la cabeza de las tropas españolas, se dirigió a Cochabamba con el afán de frustrar la revolución liderada por Esteban Arze.
Como no habia hombres en la ciudad( porque estaban en otras batallas en el pais) y a fin de proteger a sus hijos,  las mujeres de la ciudad decidieron organizarse y armarse para hacer frente a los españoles. Escalaron la colina de San Sebastián (la Coronilla) con la consigna: “nuestro hogar es sagrado” y exhibiendo la imagen de la virgen de la Merced. Ellas pretendían bloquear el ingreso de las tropas españolas, pero fueron masacradas y tres días después la ciudad estaba ocupada por los españoles.  
Por más de un siglo, en Cochabamba esta fecha pasó de la «Fiesta de Dios» a ser “Fiesta Triste de Dios”.
El 8 de noviembre 1927, en reconocimiento a la valentía de las mujeres de la Coronilla, el 27 de mayo se consagra oficialmente como día de la madre en Bolivia. El artículo de ley precisa también que en esta fecha todos los colegios y establecimientos educativos tienen que rendir homenaje a las madres.
Desde entonces, el 27 de mayo cobra mucha importancia (es mucho más importante que el día del padre), se preparan actividades con un mes de anticipación.  Los anuncios publicitarios invaden los medios, ya que no puede faltar el “regalo para mamá”.  
La madre juega un rol muy importante en la cultura boliviana, es el pilar fundamental del hogar, ya que la mayoría de las familias bolivianas, lamentablemente, se caracterizan por la ausencia del padre. En la mayoría de los casos, la manutención y la crianza de los hijos están a cargo de las mujeres. Las artesanas de Caserita.com no son ajenas a esta realidad, son mujeres que necesitan un trabajo que les permita mantener a su familia y, a la vez, ocuparse de la crianza de sus hijos. 
En Bolivia el Día de la Madre se celebra el 27 de mayo es una ocasión especial en el que las florerías y pastelerías ofrecen sus productos, además las principales avenidas y calles de las ciudades del país se abarrotan de regalos y detalles que afloran el sentimiento al ser que nos dio la vida, Mamá.
Sin embargo, en Bolivia el día se convierte mas festivo porque no solo festejamos al ser que nos dio la vida (nuestras madres) sino también a las abuelas, bisabuelas, tías, primas y hermanas que son madres. La familia se reúne en el Día de la Madre y lo celebra con un almuerzo o cena muy especial. A menudo las parejas casadas también se toman el tiempo para visitar a cada una de sus madres.
En los colegios los estudiantes, junto a sus profesores, preparan tarjetas, manualidades, aprenden poesías y canciones, y luego invitan a las Madres al colegio para una presentación muy especial en cual usualmente los niños comparten un regalo, torta y otras delicias con sus mamas.
27 de mayo, día de la Madre boliviana
El 27 de mayo de 1812 se escribió una de las páginas más heroícas y sublimes a la vez: Ese día, cientos de valerosas mujeres cochabambinas sellaron con su sangre la voluntad de libertad e independencia que recorría los caminos de América Latina, región que el poder colonialista europeo había sometido a un sistema de explotación infrahumana, muerte y genocidio que permitió el saqueo de nuestras riquezas.
La historia señala que tras los levantamientos revolucionarios de Chuquisaca, La Paz y Oruro —a partir de 1809—, Cochabamba siguió el ejemplo independentista con el fin de derrotar el dominio español. En ese marco, tras la sublevación reprimida de Sipe Sipe, el español José Manuel Goyeneche emprendió camino hacia la Argentina con el fin de invadir sus provincias y apagar el fuego revolucionario que se había iniciado.
Con lo que no contaba es con la nueva insurrección que se produjo tras su salida del Alto Perú. No obstante y tras enterarse de la nueva rebelión, Goyeneche retornó a Cochabamba y enfrentó a los patriotas encabezados por Esteban Arze, a quienes derrotó el 24 de mayo de 1812.
Tres días después, Cochabamba fue tomada pese la resistencia heroíca de las mujeres cochabambinas en la colina de San Sebastián, mujeres que al ver cómo morían sus esposos, hermanos y padres, no dudaron en ir a defender la patria encabezadas por la ciega Josefa Gandarilla.
En esta colina —hoy conocida como de la Coronilla— cientos de mujeres murieron a manos de las fuerzas realistas. En homenaje a ese valor demostrado aquel 27 de mayo es que hoy se recuerda esa fecha como el Día de la Madre boliviana, conmemoración que fue confirmada a través de una ley del 8 de noviembre de 1927. Desde esa fecha, cada 27 de mayo, cada boliviano, sin importar dónde esté, sonríe y festeja al ser que le dio la posibilidad de estar vivo. Agradecidos por el milagro de la maternidad.
Cuando somos niños, la mejor sensación que podemos experimentar es la protección en el regazo de nuestra mamá; las peores aflicciones se alivian con sus besos; su paciencia y sabiduría son lo mejor para ayudarnos con las tareas escolares; cualquier herida o rasmillón se curan entre reprimendas, caricias y recomendaciones. La madre es el ser más parecido a Dios porque crea vida, la fortalece y la preserva por encima de todo. Son días hermosos aquéllos en que llegas a verla y ella siempre te espera y recibes sus besos como bendiciones de Dios.
¿Por qué el 27 de mayo es el Día de la Madre boliviana?
Hace 185 años, Bolivia ha designado un día especial para homenajear a la madre boliviana, en honor a un grupo de valientes mujeres cochabambinas, Heroínas de la Coronilla, que ofrendaron sus vidas por la independencia de Bolivia. 
Fue un ocho de noviembre de 1827, que el presidente de aquel entonces, Hernando Siles, promulgó una ley en la que en su artículo único designaba el 27 de mayo como el Día de la Madre boliviana. Desde entonces, todos los bolivianos en el lugar en que se encuentren, en el país o en cualquier parte del mundo, celebran y agradecen al ser que le dio la vida: la madre.
Sin lugar a dudas, festejar el Día de la Madre representa no solo rendirle honor a las Heroínas de la Coronilla, sino también rendirle un homenaje especial a todas las madres que día tras día demuestran su heroísmo y entrega de amor a los suyos, aunque no sea en un campo de batalla.
En la historia
Tras los levantamientos armados que se produjeron en La Paz, Chuquisaca y Oruro a partir de 1809, Cochabamba se levantó en armas con el objetivo de vencer la supremacía española en su región. En ese entonces la corona española estaba representada por el comandante español Goyeneche. 
El levantamiento armado es sometido por los españoles en Sipe Sipe y es cuando Goyeneche decide dirigirse al sur (Argentina), para invadir sus provincias y anular los deseos y acciones eevolucionarias en esa región. 
Sin embargo, surge un nuevo levantamiento armado en Cochabamba que obliga al comandante español a regresar para vencer la rebelión. Logra derrotar a Esteban Arce y a sus seguidores el 24 de mayo de ese año. 
Pasados tres días de esa derrota la ciudad es tomada, pero Goyeneche tiene que enfrentarse a una dura resistencia de las mujeres cochabambinas en la colina de San Sebastián. Estas mujeres valientes, al ver que sus padres, esposos, hermanos o hijos estaban heridos o muertos, decidieron defender ellas mismas la región y oponerse a la ocupación española. Son encabezadas por María Josefa Gandarillas (ciega). 
La colina de San Sebastián, conocida también como La Coronilla, es escenario y testigo de la muerte de cientos de mujeres asesinadas por los españoles. En homenaje a ese valor demostrado aquel 27 de mayo de 1812 es que se recuerda esta fecha como el Día de la Madre boliviana, conmemoración que es confirmada a través de una ley promulgada el 8 de noviembre de 1927. 
En otros países se celebra el día de la madre cada segundo domingo del mes de mayo, en Bolivia festejamos a nuestras madres cada 27 de mayo, sin importar qué día cae.

Batalla del Alto de la Alianza

0
La Batalla del Alto de la Alianza, o Batalla de Tacna, fue una acción bélica que se desarrolló en Tacna el 26 de mayo de 1880, en el marco de la Guerra del Pacífico, siendo una de las acciones militares más grandes de la Campaña de Tacna y Arica.9
Se enfrentaron los ejércitos aliados de Bolivia y Perú —ambos dirigidos por el general boliviano Narciso Campero— contra el ejército de Chile —comandado por el general Manuel Baquedano— que, luego de casi una hora de combate, resultó victorioso. Como resultado de la batalla, Bolivia se retiró militarmente de la guerra, la cual continuaría sólo entre las fuerzas de Chile y Perú.
El lugar de la batalla fue la meseta del cerro Intiorko (en quechua, ‘Alto del Sol’). Antes de la batalla, ya se conocía a la ubicación del campamento aliado con el nombre de Alto de la Alianza debido al Tratado de Alianza Defensiva Perú–Bolivia. También se le conoce como Campo de la Alianza.
Antecedentes 

Después de haber ocupado el Departamento de Tarapacá, en noviembre de 1879, una fuerza chilena comandada por Erasmo Escala Arriagada desembarcó en Ilo y Pacocha. Ya en marzo, el general Baquedano envió al coronel Mauricio Muñoz al mando de 4000 hombres en una expedición a Moquegua con el objetivo de destruir las fuerzas enemigas en la zona y aislar a los ejércitos aliados.
El primer choque ocurrió en la cuesta de Los Ángeles el 22 de marzo de 1880. La victoria chilena se logró luego de que el regimiento Atacama escalara inadvertidamente la ladera de Guaneros, que se consideraba un flanco seguro por los defensores, realizando la ofensiva desde la retaguardia de las líneas peruanas.
La situación en Tacna
Los aliados
Frente a los reveses de la Guerra del Pacífico, el presidente Mariano Ignacio Prado decidió regresar a Lima, dejando en Tacna al contralmirante Lizardo Montero Flores al frente del Primer Ejército del Sur. El gabinete ministerial peruano lo autorizó a viajar al extranjero a comprar buques y armamentos. Prado emprendió dicho viaje el 18 de diciembre de 1879 y al frente del gobierno quedó el vicepresidente Luis La Puerta. El pueblo peruano se enteró de su viaje cuando Prado se encontraba en Guayaquil.
En Lima, Nicolás de Piérola, rival político de Prado, se sublevó el 21 de diciembre, derrotando a las tropas de Manuel González de la Cotera, fieles al presidente Prado, y se proclamó dictador el 23 de diciembre. Además, no movilizó el Segundo Ejército del Sur que estaba acantonado en Arequipa al mando del coronel Segundo Leiva para colaborar con las fuerzas de Montero en Tacna.
Nos encontramos en esta ciudad, supongo,…como una medida política… aquí sólo se recibe el billete de 1 Sol por 25 centavos plata, y el nickel por ningún valor. ¿Por qué el General Montero autoriza esta horrible especulación?…Hace un mes Excelentísimo Señor, que nada sabemos de Lima, ni de V.E….Oficiales y tropa nos hallamos descalzos y peor vestidos…Rogando a V.E…nombre un Jefe de Estado Mayor General (y nuevos jefes para varios batallones) Sus antecedentes y ninguna simpatía por el Gobierno de V.E….los hacen indignos de permanecer en los puestos.
En Bolivia, Hilarion Daza fue depuesto como presidente por Eliodoro Camacho, debido a su retirada en Camarones y no apoyar al ejército aliado en Iquique. Daza marchó rumbo a Europa. Se eligió a Uladislao Silva como presidente de la junta de gobierno pero no tuvo apoyo y finalmente se nombró presidente provisional al general Narciso Campero, quien nombrado jefe supremo del ejército aliado llegó a Tacna.
En tanto, Lizardo Montero Flores, comandante del Primer Ejército del Sur, había concentrado al ejército peruano en Tacna y Arica. No tardaron en descomponerse las relaciones peruano-bolivianas, tratando de decidir quién comandaría a los aliados. La presencia de Narciso Campero, el recién elegido presidente de Bolivia, conllevó a elegirlo como director de guerra de los ejércitos aliados, como indicaba el tratado de la Alianza.
El ejército aliado acampó en la meseta del Intiorko, cuyo nombre fue cambiado a Alto de la Alianza por orden general del 16 de mayo. El plan era esperar el ataque del ejército chileno ahí. El 25 de mayo de 1880, Campero entregó el mando de los ejércitos aliados al contraalmirante Lizardo Montero porque caducaba su periodo como presidente provisional de Bolivia, pero los jefes de los ejércitos de Bolivia y Perú, Camacho y Montero respectivamente, lo ratificaron como general en jefe del ejército aliado.
Los chilenos[editar]
Los avances chilenos se realizaron desde Ite, donde desembarcaron la artillería, pasando por los valles de Locumba y de Sama.
El 26 de marzo de 1880, el coronel Pedro Lagos y luego el general Erasmo Escala renunciaron al ejército por diferencias militares con el alto mando chileno. Asumió el mando del ejército el general de brigada Manuel Baquedano. El 20 de mayo de 1880, una noticia impactó al pueblo chileno: la muerte del Ministro de Guerra y Marina en campaña, Rafael Sotomayor, en el campamento Las Yaras en el valle de Sama.
El 22 de mayo, el jefe del Estado Mayor del ejército chileno, coronel José Vélasquez, acompañado por casi todos los oficiales del ejército, hicieron un reconocimiento de las fuerzas aliadas, llegando a Quebrada Honda. Desde ahí, el sargento mayor Salvo disparó sus 2 cañones para medir al distancia con los tiros, siendo el fuego respondido por la artillería aliada.
La infantería chilena usaba el fusil Comblain y Gras repotenciado a bala Comblain, de tal manera que utilizaban el mismo cartucho. Los soldados estaban equipados con 130 cartuchos, menos el regimiento Esmeralda que, para la batalla, recibió 100 cartuchos. Los jinetes chilenos usaban las carabinas Winchester y Remington, además de sables. Tenían buenos caballos de gran alzada. La artillería chilena tenía 31 cañones Krupp, 6 cañones franceses de bronce de montaña, 2 ametralladoras Gatling y 2 ametralladoras Nordenfeldt.
La infantería aliada tenía el gran problema de que usaba fusiles de distintos sistemas, lo que complicaba el municionamiento, además de que habían pocos cartuchos; los soldados no tenían más de 100. Los batallones mejor armados eran el Zepita N°1 y el Pisagua N°9, que usaban fusiles Comblain, y el Batallón Lima N°11 y Granaderos del Cuzco N°19 que usaban el Peabody Martini. El resto usaba fusiles Remington, Chassepot, Chassepot reformado a cartucho metálico y Peruano. La infantería boliviana usaba fusiles Remington y Martini Henry. La caballería aliada usaba sables o lanzas y tenía caballos de poca alzada; el regimiento Murillo no estaba montado. Los jinetes y artilleros peruanos tenían carabinas Remington, Winchester, Evans y Peruano. Los jinetes y artilleros bolivianos tenían carabinas Remington. La artillería peruana usaba 8 cañones Blakely, 2 ametralladoras Gardner y una ametralladora Gatling, mientras la boliviana tenía 2 cañones Blakely, 6 cañones Krupp de montaña de 60 mm y 4 ametralladoras Gatling.
Las fuerzas chilenas, según el Diario del Estado Mayor del día 24 de mayo, estaba compuesto por 80 jefes, 663 oficiales y 13 404 hombres de tropa, con una fuerza total de 14 147 hombres,2 pero los que combatieron fueron poco más de 10 mil, pues casi no participó la División de Reserva, algo que también reconoció el peruano Pedro Alejandrino del Solar en carta privada a Piérola. En las Relaciones Nominales del Ejército de Chile, se señala que el efectivo fue de 11 779 hombres.10 Los historiadores chilenos Encina y Castedo calculan en 13 000 soldados el ejército chileno, de los cuales 9645 participaron en la batalla; también argumentan que Campero fue mal informado de que las tropas chilenas llegaban a 22 000 hombres.3
Las fuerzas aliadas varían de acuerdo a los testimonios. Según Campero, eran 9 mil hombres incluso los enfermos.11 En un folleto, el coronel boliviano Miguel Aguirre señaló que los combatientes aliados eran unos 5100 peruanos y 4200 bolivianos,12 mientras que el contraalmirante Montero afirmó que eran 8 mil hombres.13 Pedro Alejandrino Del Solar, en una carta privada al presidente Piérola, fijó el número de aliados, según el parte del día anterior, en 5 mil peruanos y no más de 4 mil bolivianos.14 El corresponsal del diario El Nacional de Lima señaló que eran 9030 soldados —descontando a los enfermos, no eran más de 8500 efectivos—.15 Basado en el archivo de Piérola, el historiador Jorge Basadre explica que en Tacna combatieron 4705 peruanos y 4225 bolivianos, en total 8930 aliados con 8 piezas de artillería.5 Por su parte, historiadores chilenos cifran el ejército aliado en 12 500 hombres, de los cuales 5150 eran bolivianos.
La batalla 
Intento de sorpresa en Quebrada Honda
Todo el ejército chileno llega a Quebrada Honda a las 6 pm del 25 de mayo. Una avanzada de arrieros con 60 mulas y barriles de agua es capturada por jinetes peruanos del Húsares de Junín que estaban en vigilancia. En los interrogatorios, los arrieros revelan que el ejército chileno estaba compuesto por 22 mil hombres, lo que hace cambiar de planes al general Campero. Se decidió que todo el ejército aliado atacara al ejército chileno de madrugada en Quebrada Honda, aprovechando la oscuridad.
A la medianoche del 26 de mayo se emprendió la marcha del ejército aliado a Quebrada Honda. En medio de la noche perdieron el rumbo debido a la neblina y la expedición no tuvo éxito, por lo cual se tuvieron que volver a sus líneas, arribando a las 5 am a la posición original. Pero resultó que 3 divisiones peruanas y una boliviana se extraviaron sin saber su ubicación. El coronel Belisario Suárez tomó el mando y ordenó que se esperase al amanecer para emprender la marcha, pero fueron vistos por las avanzadas del batallón Atacama que les hizo disparos mientras se retiraban, llegando estas fuerzas aliadas al Alto de la Alianza a las 7 am. Las fuerzas aliadas no durmieron por la frustrada expedición.
Disposición para la batalla 

Reductos de artillería de la Alianza16
 
Vista actual del «Campo de la Alianza» en la planicie del cerro Intiorko, cerro también llamado «Alto del Sol»
El ejército aliado desplegó sus posiciones en la meseta del Intiorco en una línea de defensa de 2.500 m con 4 reductos. La disposición de los efectivos, de izquierda a derecha, era la siguiente:
Ala izquierda, al oeste, al mando del coronel boliviano Eleodoro Camacho. La Artillería de Panizo se distribuyeron en 3 brigadas de artillería y a falta de datos es muy probable que la composición del armamento haya sido de la siguiente manera: La 1.ª Batería 3 Blackely de 4 libras y 1 ametralladora, comandada por el Sargento Mayor Manuel Carrera. La 2.ª. Batería o sección de dos cañones de 12 libras y 1 ametralladora, comandada por el Capitán Ricardo Ugarte y la 3.ª. Batería por otros 3 blackely de 4 libras y 1 ametralladora, comandada por el Sargento Mayor José Manuel Ordóñez. Acompañaban el Ala izquierda los batallones peruanos Zepita, Cazadores del Misti, Arica y Pisagua. En la reserva estaban los batallones bolivianos Viedma, Tarija y Sucre, los batallones peruanos Huáscar y Victoria, los escuadrones de caballería bolivianos Coraceros, Escolta, Libres del sur, y Vanguardia de Cochabamba.
Centro, al mando del coronel boliviano Miguel Castro Pinto, un reducto con 2 ametralladoras y un cañón boliviano, los batallones bolivianos Padilla, Chorolque, Grau y Loa y un reducto con 2 ametralladoras y un cañón boliviano. En la reserva estaban los batallones peruanos Ayacucho y Arequipa.
Ala derecha, al este, al mando del contraalmirante peruano Lizardo Montero, con los batallones peruanos Granaderos del Cusco y Lima, el escuadrón boliviano Murillo y la artillería boliviana Krupp cerrando la línea en un reducto. En la reserva estaban los batallones peruanos Provisional de Lima y Cazadores del Rímac, la División Del Solar, la caballería peruana y los batallones bolivianos Alianza o Colorados y Aroma.
Para atacar las posiciones aliadas el general Baquedano dividió sus hombres en cinco divisiones, tres al frente (dirigidas respectivamente por Amengual, Barceló y Barbosa). Se había acordado que la división comandada por Amunátegui se estableciera a más o menos 3.000 metros de la retaguardia y que la reserva (dirigida por Muñoz) se ubicara a 3.500 m atrás. La artillería cubriría el avance de las tropas y la caballería estaría atenta a cualquier necesidad en la que pudiera hacer falta. La artillería estaba distribuida de oeste a este de la siguiente manera:
Batería Flores, 4 Krupp de campaña modelo 1879 de 75 mm y 2 ametralladoras Gatling.
Batería Villareal, 6 Krupp de campaña de 78,5 mm.
Batería Errázuriz, 5 Krupp de montaña de 60 mm.
Batería Sanfuentes, 6 cañones de bronce franceses de montaña de 86,5 mm.
Batería Jarpa, 6 Krupp de campaña.
Batería Gómez, 4 Krupp de campaña y 2 ametralladoras Nordenfeldt.
Batería Fontecilla, 6 Krupp de montaña
Las 2 primeras baterías estaban al mando del mayor Salvo, las 2 siguientes al mando del mayor Fuentes, las 2 siguientes al mando del mayor Frías y la última, acompañaba a la IV División.
Inicio de la batalla 
A las 7:30 de la mañana se divisan ambos bandos y empiezan a desarrollar sus líneas.
Las tropas chilenas iniciaron sus actividades hacia las 8 de la mañana, ya a las 9 am se inició el bombardeo de la artillería chilena, lo cual no tuvo el efecto esperado por las condiciones del terreno, pero ocasionó mucho humo que impedía la visibilidad. La artillería aliada respondió el ataque durante una hora con la 2.ª. Batería al mando de Eduardo Águila y la sección de a 12 al mando de Ricardo Ugarte. A las 10 am se empieza a movilizar las fuerzas chilenas. Panizo ordenó aumentar las distancias entre las Baterías para que entrara en acción la 1.ª. Batería y romper los fuegos, lo que se hizo hasta las 11am.
La División chilena del coronel Amengual marchó sobre el final de la la extrema izquierda de línea del ejército aliado, bajo la errada información de que ese sector estaba abandonado por el enemigo y no había defensa. El coronel Amengual dispuso sus fuerzas de la siguiente manera: el Valparaíso en formación de guerrilla, en primera línea el Navales y el primer batallón del Regimiento «Esmeralda», más tarde 7° de Línea, y en segunda línea el segundo del Esmeralda, (cada regimiento se dividía en dos batallones), el Chillán y una compañía de pontoneros.
El coronel Eledoro Camacho notó que el ataque principal era para desbordar la izquierda, por lo que envía a esa posición sus reservas: los batallones bolivianos Viedma, Tarija y Sucre y tras estos, los batallones peruanos Huáscar y Victoria, todos formando el llamado «martillo». Camacho también ordenó que toda la artillería del coronel Arnaldo Panizo se colocara en una altura a retaguardia de las fuerzas bolivianas. Al mismo tiempo, Camacho solicitó refuerzos a Campero, que ordenó que los batallones bolivianos Alianza o Colorados y Aroma pasaran de la reserva derecha a la izquierda, al mismo tiempo que los batallones peruanos Ayacucho y Arequipa se pusieron a la izquierda del Zepita.
El contacto fue alrededor de las 11 am, siendo sorprendidas las tropas de Amengual por las aliadas que sí se encontraban ocupando sus defensas. A partir de ese momento, los batallones bolivanos retrocedieron en la izquierda y fueron seguidos por el batallón peruano Victoria, el más numeroso del ejército aliado. El anciano coronel peruano Jacinto Mendoza, jefe de la IV División peruana, fue muerto por una bala enemiga mientras reorganizaba sus fuerzas17 El batallón peruano Huáscar reforzó la línea que ocupaban los batallones bolivianos, repeliendo el ataque chileno. La caballería peruana se movilizó a la izquierda.
El centro aliado es atacado por la División del coronel Francisco Barceló, cuyas fuerzas estaban en una línea: el regimiento 2° de Línea a la izquierda, el regimiento Santiago al centro y el batallón Atacama a la derecha, precedidas por sus compañías de guerrilla (es la última compañía de cada batallón) y cuando el resto de la tropa estaba a 300 m de la línea de guerrilla, ordenó hacer alto. Se detiene el Atacama y el Santiago, mientras el 2° de Línea continuó su avance en dirección a la línea aliada.
Desarrollo de la batalla 
Cuando los batallones bolivanos Colorados y Aroma llegaron al ala izquierda, Campero ordenó que hicieran fuego sobre las fuerzas aliadas que huían, a fin de hacerles dar media vuelta.11 Pronto se ubicaron en la línea de batalla y resistieron a las fuerzas chilenas de Amengual. En el centro, el coronel Castro Pinto recibió el refuerzo de 2 Krupp bolivianos que fueron colocados sobre la izquierda de su línea y de los batallones peruanos Provisional de Lima y Cazadores del Rímac que eran la reserva del ala derecha.
Las divisiones chilenas llegaron a unos 80 metros de las trincheras aliadas19 ya sin municiones, que había sido repartidas en cantidad insuficiente. Las tropas de Amengual y de Barceló se mezclaron y comenzaron a retroceder. Fue en ese momento, que el coronel Camacho ordena un contraataque de conjunto con las divisiones peruanas de Cáceres y Suárez y toda la infantería de Castro Pinto, que combatían a las fuerzas de Barceló.
Mi batallón marchaba a vanguardia de toda la primera división, seguido de Navales, Esmeralda y Chillán. Una vez llegados a la última loma, diviso a los famosos Colorados. Sufrimos varias bajas, en la batalla fuimos derrotados por haberle venido una gran reserva a los Colorados. Ya nuestras fuerzas estaban diezmadas y casi agotadas las municiones. Valparaíso y Navales andábamos todos reunidos después de la retirada, pero guiados por el valor inimitable del bravo Coronel Urriola , pudimos reorganizarnos y atacar con todo empeño.
Es el momento más crítico de la batalla y debía inclinarse por el bando aliado: las fuerzas chilenas, sin municiones y a campo descubierto, soportan el fuego nutrido del enemigo y, luego, la carga de masas de infantería veteranas que se sienten vencedoras. La lucha cuerpo a cuerpo es brutal y heroica por ambos bandos, pero las mayores bajas las llevan los chilenos: sólo en el Atacama se pierde al Teniente Rafael Torreblanca -quien clavara la bandera en Pisagua- y el propio Comandante Martínez ve morir a sus dos hijos a metros de él.
Los batallones bolivanos Colorados y Aroma se lanzaron sobre la izquierda. El Colorados llegó a tomar 2 Krupp de calibre mayor, 3 de menor, una ametralladora, varios rifles, 3 banderolas y muchos prisioneros.20
El batallón boliviano Padilla tomó muchos prisioneros y a medida que avanzaba, junto con el peruano Arica y los bolivianos Chorolque y Grau, tomaban armas de los caídos chilenos porque sus rifles se inutilizaban.21
El comandante del Esmeralda, el teniente coronel chileno Adolfo Holley, pidió que cargase la caballería chilena y obtiene pronta respuesta de Lagos, quien ordena la carga y que un destacamento de caballería transporte y distribuya municiones a la infantería que retrocede ante el avance enemigo. El regimiento Granaderos a Caballo atacó sobre la izquierda, pero fue recibido por los batallones bolivianos en formación de «cuadros». No hay grandes resultados en términos de bajas, pero el objetivo básico se logra: al formar en cuadro, la infantería aliada se detiene, separándose de la chilena y dándole tiempo a recuperarse y reaprovisionarse de municiones. Las tropas del Esmeralda -el más numeroso de esa División- se rehizo en las ondulaciones del terreno, aunque la confusión hizo que jinetes chilenos sablearan a su propia tropa para separarla del adversario.22
Panizo ordenó a la 1.ª y 2.ª Batería cargaran su material desfilando por la izquierda para ocupar una lomada ya que el lugar donde estaba le hacía imposible hacer fuego porque las tropas aliadas estaban confundidas con las chilenas.23
En el tránsito de la orden la 2.ª batería, que ya sufría el embate de nutrido fuego, perdió la mitad de su personal muriendo 6 mulas conductoras cuyas cargas quedaron en el campo. Una vez dominada la altura por la artillería fue imposible hacer fuego porque en esos instantes las tropas peruanas estaban confundidas con las del enemigo. La 1.ª. Batería pasó similar situación matando a la mayoría de su personal y animales de carga. La sesión de a 12″ no pudo ser movido del lugar por ser muy pesadas y lograron efectuar 6 disparos hasta ser acribillados todo el personal de tropa.
Entonces el general Baquedano ordena que la III División, al mando del coronel José Domingo Amunátegui, refuerce a las divisiones chilenas en retroceso. Amunátegui ordena que el regimiento Artillería de Marina vaya sobre la izquierda y los batallones Chacabuco y Coquimbo sobre el centro. Detrás de estos marchaba la División Gran Reserva del coronel Francisco Muñoz-Bezanilla, conformada por los tres Regimientos de Línea (1°, 3° y 4°), que en el plan original de Baquedano debían dar «el golpe de gracia» y que, a la postre, no llegaron a entrar en combate.
Fin de la batalla 
Ataque de la IV División del coronel Orozimbo Barbosa.
Los chilenos, reforzados por nuevas tropas y municiones, emprenden un nuevo ataque.
La IV División del coronel Orozimbo Barbosa, emprende un ataque a la derecha aliada, con el batallón Zapadores a la izquierda, el regimiento Lautaro al centro y el batallón Cazadores del Desierto a la izquierda. Montero moviliza a la línea su única reserva que le quedaba, la División Del Solar. La División peruana de Dávila sale a enfrentarse a las fuerzas chilenas, pero la superioridad numérica y la falta de refuerzos lo hace retroceder. La batería chilena de Fontecilla se desplazó para atacar a los aliados, media batería atacaba a las fuerzas y la otra mitad, a la batería Krupp boliviana. la batería de Fontecilla llegó a estar a 400 m del reducto derecho aliado. El regimiento Lautaro peleó tendido a tierra y por eso tuvo pocas bajas.
El fuego era tan nutrido que más bien parecía redoble de tambores. Fueron entrando en combate como por la conversión a la derecha Cuerpo por Cuerpo, hasta que nos tocó el turno. Apenas se rompió el fuego la guerrilla en que yo iba, que estaba en este momento a retaguardia del Batallón, nos corrimos a la izquierda para tomar el ala de éste… La derecha de los cholos nos sobrepasó y como a la media hora entró por la izquierda de nosotros el 20 batallón Lautaro, o si no los cholos nos habían tomado entre dos fuegos… Los muertos a mi cálculo serán como de 5.000 de ambas partes.
En la izquierda, el avance chileno es arrollador. Los batallones bolivianos Colorados y Aroma retroceden ante la superioridad numérica y de potencia de fuego de los chilenos. El batallón peruano Huáscar resiste el ataque de la artillería e infantería chilena y muere su jefe, el coronel Belisario Barriga. El regimiento chileno Artillería de Marina llega a las trincheras aliadas y encuentra abandonados 2 cañones de campaña y junto con el Esmeralda y el Chillán, toman 2 cañones y 2 ametralladoras que arrastraban los peruanos.
La artillería de Panizo hicieron grandes esfuerzos por recuperar el material de artillería y al no poder hacerlo con la 1.ª., lograron rescatar 3 piezas de la 2.ª. Batería ( 2 cañones, una ametralladora y el parque correspondiente). Inmediatamente ordenó alrededor de las 3 pm se replegaran con el personal que quedaba de artillería hacia el Alto de Lima.23
El coronel Eliodoro Camacho estaba avanzando con las Divisiones peruanas de Cáceres y Suárez, pero pronto muere a su lado el teniente coronel peruano Julio MacLean, jefe del batallón Arica. En ese momento también murieron los coroneles peruanos Carlos Llosa y Sebastián Luna, jefes de los batallones Zepita y Cazadores del Misti respectivamente. El coronel Belisario Suárez, jefe de la III División peruana, es herido en una pierna. El coronel peruano Andrés Avelino Cáceres pierde dos de sus caballos y tuvo que usar el del fallecido coronel Llosa.
Camacho cae herido y este incidente causa el desánimo de las tropas. Como antes había sido herido el general Acosta, que también estaba en el ala izquierda, Camacho es reemplazado por el coronel Ramón Gonzáles.
A las dos y media de la tarde caían los últimos reductos aliados, cuyas unidades comenzaron la retirada. Lo soldados chilenos al ver la cantidad de compañeros muertos hundían sus fusiles hasta el guardamonte en los cuerpos de los soldados aliados aventándolos después por los aires.Varios batallones, como los Colorados de Bolivia y el Zepita del Perú defendieron sus posiciones hasta caer el último hombre antes que rendirse.24 Junto al Colorados muere el coronel Agustín López, edecán del general Campero.
Se pronunció una dispersión general en la izquierda aliada y el general Campero toma un estandarte peruano y procura reunir a los dispersos, pero luego le encarga el estandarte y esa misión a su edecán, el coronel Exequiel de la Peña.11 La caballería aliada intenta reunir a los dispersos. También muere el general Juan José Pérez, Jefe del Estado Mayor del Ejército Aliado. El coronel Gregorio Albarracín con su escuadrón Flanqueadores de Tacna protege la retirada de los batallones bolivianos de la izquierda.
En el centro, el batallón chileno Chacabuco apoya a los restos del 2° de línea y parte del Santiago. El Coquimbo apoya a parte del Santiago y al Atacama y toman 2 cañones y 2 ametralladoras bolivianas. Para ese momento, la izquierda aliada ya había sido arrollada y la infantería y artillería chilena forman un semi-círculo en la izquierda y centro aliados. En el centro les hicieron frente la VI División al mando del coronel César Canevaro y en esas circunstancias muere el coronel Víctor Fajardo, jefe del Cazadores del Rímac.
En la derecha, el Zapadores ataca el reducto aliado que cierra la línea, que es atacado también por la retaguardia por el Atacama y parte del Santiago, tomando todos juntos el reducto con 4 cañones Krupp y una ametralladora.
Campero se dirige a Palca con los restos del ejército aliado. Montero en segundo término lo sigue reuniendo a los dispersos. Cáceres reúne a los últimos dispersos alrededor de la bandera peruana y se dirige a Palca.
El escuadrón Carabineros de Yungay N°1, al mando del teniente coronel Bulnes, inicia la persecución a los aliados y toma 180 prisioneros.
Las tropas de la IV División, luego de tomar el campamento aliado en la derecha continúan hasta las lomas del valle junto con el regimiento 4° de línea de la División de Reserva.
La ocupación de Tacna
A las tres de la tarde llegan las primeras noticias de la derrota en Tacna. Los pobladores, en su mayoría ancianos, mujeres y niños, se asilan en los consulados y residencias de extranjeros que izaban sus banderas. Otros abandonan la ciudad con destino al altiplano.
Algunos dispersos aliados llegan a la ciudad de Tacna, donde se esconden y disparan a soldados chilenos que los perseguían, pero finalmente enrumban a Pachía. Ante esto, la ciudad empieza a ser bombardeada desde las alturas del Intiorko. El alcalde Guillermo Mac Lean se dirige al Campo de la Alianza para conferenciar con Baquedano e informarle que en la ciudad no existen tropas, cesando el bombardeo. El alcalde es retenido y sirve de garantía para que las tropas chilenas no enfrenten una emboscada.
Cuando el coronel Amengual llega a las alturas, ordena que 2 cañones de la batería Villareal hiciera 10 tiros de granada sobre suburbios de la población. Luego, descendió al valle con 60 jinetes al mando del teniente coronel Bulnes. Se envió al sargento mayor Zelaya para que intime la rendición del pueblo, pero regresó porque le hicieron fuego en la estación del ferrocarril. El Artillería de Marina encuentra el estandarte del escuadrón Húsares de Junín cuando baja al valle.
Consecuencias 
En Chile 
La Ambulancia de Valparaíso, que trataba a los soldados enfermos durante la Batalla de Tacna.
El ejército chileno tuvo 2.028 bajas según la razón de bajas del ejército chileno,26 pero de 24 jefes y oficiales y 450 hombres de tropa muertos, y 192 jefes y oficiales y 1.369 hombres de tropa heridos, un total de 474 muertos y 1.458 heridos según el historiador militar Francisco Machuca.2 La División de Reserva casi no participó y sólo tuvo 17 bajas.
El Teatro Municipal de Tacna es ocupado como hospital chileno. En la batalla se dispararon más 1.700 tiros de cañón.
En el campo de batalla, el ejército chileno tomó 4 cañones Krupp de montaña de 60 mm, 4 Blakely de montaña de a 4 pdr, 2 Blakely de campaña de a 12 pdr, 5 ametralladoras Gatling, una ametralladora Gardner, 34 lanzas de caballería, de 4 a 5 mil rifles de diversos sistemas y calibres, y otros pertrechos más.
En la batalla murieron el Teniente Coronel Ricardo Santa Cruz, comandante del Regimiento de Zapadores, Carlos Severin, Subteniente del Regimiento Santiago, el teniente Moisés Arce y el Capitán Rafael Torreblanca, del Regimiento Atacama (que perdió el 47% de sus hombres), entre otros muchos chilenos.+
En Bolivia 
Las bajas de las fuerzas aliadas han sido calculadas en su conjunto. Los chilenos estiman en 2.500 hombres de tropa y 150 jefes y oficiales los muertos y heridos en el campo de batalla. El jefe de las ambulancias bolivianas, doctor Dalence dijo que el número de muertos alcanzaría a 1.500 más o menos, habiendo sido repasados 65 a 70 de ellos. Los jefes muertos fueron 23. Jorge Basadre5 indica que los oficiales muertos fueron 185 y las bajas de tropa como 2.000 entre peruanos y bolivianos casi en partes iguales.
Entre los prisioneros estaban el general Claudio Acosta, los coroneles Eleodoro Camacho, Ildefonso Murgía, Exequiel de la Peña, Adolfo Flores, Andrés Ríos, Ángel Sarco, José Ávila, Nicanor Bacca y Corsino Balsa.
En Bolivia se recuerda como héroe al joven Juancito Pinto,27 tambor del Regimiento Colorados, comandado por el Coronel Ildefonso Murguía Anze.28
Las fuerzas bolivianas, al mando de Campero, deciden en Pachía retirarse hacia La Paz, donde llegan el 10 de junio.
En el Perú 
Cruz conmemorativa a Samuel Alcázar de la columna Agricultores de Para. Vista del Campo de la Alianza
El ejército peruano tuvo 147 jefes y oficiales entre muertos y heridos.
El contralmirante Lizardo Montero pudo reunir parte de los dispersos peruanos en Torata, retirándose con ellos hacia Puno, donde llegaron 2 mil soldados y se reúnen a las nuevas tropas formadas en Cusco y Puno con destino a Arequipa.
Montero y Del Solar llegan finalmente a Lima. A Montero, rival político del dictador Piérola, le esperan juicios en Lima. Del Solar, que había sido prefecto de Tacna, en cambio es nombrado prefecto de Arequipa.
La guarnición de Arica, al mando del Coronel Francisco Bolognesi, recibe las noticias del resultado de la batalla en Tacna y se prepara para la defensa de Arica.
En los extranjeros[editar]
El 30 de mayo de 1880, los cónsules de los imperios alemán, austrohúngaro y brasileño, además de los reinos de Bélgica e Italia, juntamente con la República Argentina, protestaron ante Baquedano, jefe de ocupación de Chile, por los actos de violencia que soldados dispersos de su ejército cometieron contra los civiles peruanos y los ciudadanos neutrales a la guerra.
Los infrasquitos Cónsules y Agentes Consulares residentes en esta ciudad, justamente alarmados de los hechos que los soldados dispersos del ejército chileno han practicado y continúan practicando hasta ahora, a pesar de haber transcurrido ya más de tres días desde el acontecimiento de la batalla, tiempo suficiente para para que esos excesos pudieran haber sido reprimidos, si las autoridades constituidas hubieran dictado y hecho efectivas las medidas de reprensión y vigilancia que las circunstancias exigen; a V.S. exponemos que es de nuestro deber, en resguardo de nuestros respectivos nacionales, hacer presente a V.S. los agravios que éstos vienen experimentando…protestando igualmente a nombre de la civilización… de los desbordes que dichos soldados cometen igualmente para con los ciudadanos peruanos y muy especialmente, con las mujeres de esta desgraciada localidad…

JOSE GUTIERREZ GUERRA (1917 – 1920)

0
ECONOMISTA JOSE GUTIERREZ GUERRA
Lugar y fecha de nacimiento.- Nació en Sucre el 5 de septiembre de 1869. Profesión.- economista. Esposa.- Agar Reyes Calvo. Exaltación al mando.- Presidente constitucional, 15 de agosto de 1917. Conclusión del mandato.- 12 de julio de 1920. Origen de su investidura.- Elecciones de 1917. Partido Republicano. Duración del mando presidencial.- 3 años y 5 meses. Fecha de su fallecimiento.- Murió en Arica, Chile, el 17 de febrero de 1929. Causa de su muerte.- Natural. Edad de su fallecimiento.- a los 60 años.
ACTOS ADMINISTRATIVOS
Bolivia declaró guerra a Alemania. Se introdujo en Bolivia la aviación que atravesó el cielo de La Paz e hizo el primer raid a la ciudad de Oruro. A raíz de
la revolución del Partido Republicano del 12 de julio de 1920, cayó del poder y con él el partido liberal.
La oposición no le permitió trabajar; poco hizo en el aspecto material por el país cuyo progreso entonces avanzaba lentamente. José Gutiérrez Guerra nació en Sucre el 5 de septiembre de 1869; fueron sus padres Lisímaco Gutiérrez y Andrea Guerra. Hijo de una familia afortunada, estudió Ingeniería de Minas y Economía en Inglaterra; trabajó como banquero, para ser posteriormente designado Cónsul en Bélgica y en Brasil. Iniciado en la política, fue diputado por Muñecas, Vicepresidente y Presidente de la Cámara de Diputados.
En el ramo bancario. Fue Presidente del Crédito Hipotecario, fundando posteriormente un Banco de su propiedad.
Ayudado po Montes, que le tenía especial predilección, hizo una carrera política rápida, y en 1917 se presentó como candidato oficial a la presidencia de la república, ganando las elecciones
y posesionándose el 15 de agosto de 1917. Casi nada hizo por el progreso del país, pues, la oposición republicana era intensa, tal vez emparada en las libertades que Gutiérrez Guerra quiso dar irrestrictamente.
Durante su gobierno fue asesinado el Mayor General José Manuel Pando. Ex presidente de la república, siendo acusado por la oposición y la opinión nacional el gobierno, de haber ordenado ese crimen, más no al mandatario sino al jefe liberal Ismael Montes, entonces lejos del país. El crimen nunca fue aclarado.
El 12 de julio de 1920, un golpe subversivo republicano lo derrocó del gobierno, aunque entonces se dijo que fue la Patiño Mines la que dispuso su caída, porque días antes había dictado un decreto que imponía un gravámen reducido, al estaño. Deportado inmediatamente a Arica, con varios de sus colaboradores, vivió una vida de estrechez económica acentuada, sosteniéndose con una pensión que le señaló el gobierno que le había derrocado, pese a que al asumir el poder, era un hombre de fortuna.
Construyó importantes edificios escolares en el país: El Colegio Bolívar de Oruro, el colegio Nacional Florida de Santa Cruz. Comenzó a dar sus primero frutos la misión belga dirigida por el profesor George Rouma.
Murió en Arica el 17 de febrero de 1929.

ELIODORO VILLAZÓN MONTAÑO (1909 – 1913).

0
Hizo culto de la democracia, al contrario de su antecesor, gobernó con la ley en la mano y tolerantemente, ajeno a todo abuso y exceso. Nació en Sacaba, Cochabamba, el 22 de enero de 1848, hijo de José Manuel Villazón y Manuela Montaño, abogado y periodista, fue diputado por Cochabamba. Agente financiero del gobierno de Narciso Campero en Europa y Ministro de Hacienda en ese mismo régimen.
Fundador con Camacho y Pando del Partido Liberal, fue Ministro de Relaciones Exteriores de este último y, en el período de Montes, se desempeñó como abogado defensor en el litigio limítrofe boliviano – peruano sobre el Manuripi, en el que Argentina, el árbitro, falló contra Bolivia.
Continuó la obra de su antecesor impulsando la educación; creó en instituto Superior de Comercio de La Paz y la Escuela de Minas de Oruro; contrató una misión alemana para la reorganización del Ejército, encabezada por el Coronel Hans Kunt.
En su gestión se inauguró el ferrocarril Cochabamba – Arani en el año 1913.
Terminado su período, entregó el mando a su sucesor, Ismael Montes, el 14 de agosto de 1913 y salió a la Argentina para desempeñarse como Ministro Plenipotenciario.
Falleció en Cochabamba el 12 de septiembre de 1939.

ISMAEL MONTES GAMBOA (1904 – 1909, 1913 – 1917)

0
Lugar y fecha de nacimiento.- En La Paz el 5 de octubre de 1861. Profesión.- Militar y abogado. Esposa.- Bethsabe Montes. Títulos y honores.- General de Ejército. Comandante del Ejército en la Guerra del Acre con el Brasil. Asunción al mando presidencial.- Constitucional del 14 de agosto de 1904 y 14 de agosto de 1913.
Término del mandato.- 12 de agosto de 1909; 15 de agosto de 1917.
Origen de su investidura.- Proceso democrático de línea drástica.
Duración del mandato.- 2 períodos presidenciales: 1º) 5 años y 2º) 4 años.
Fecha de su fallecimiento.- 18 de noviembre de 1933 en la ciudad de La Paz.
Edad de su fallecimiento.- 72 años Causa de su muerte.- Amputación de una de las piernas.
ACTOS ADMINISTRATIVOS
Gobierno dedicado a la educación. Fundó colegios y escuelas para maestros en Sucre y La Paz. Ratificó el Tratado de Tregua y firmó el Tratado de Paz de 20 de octubre de 1904, que significó la pérdida del departamento del Litoral. Cedió 120.000 km2 a Chile. Se firmó el contrato SPEYER, para construir el ferrocarril Oruro a Viacha, de Oruro a Cochabamba, de Río Mulatos a Potosí y de Arica a La Paz.+ Comisión militar francesa dirigido por el General Jacques Niver.
DATOS BIOGRÁFICOS
El tratado del 20 de octubre de 1904, por el que Bolivia cedió el Litoral a Chile, es el cargo más grave, con categoría de baldón, que pesa sobre la persona y el gobierno de Montes. Por él perdimos “oficialmente” hasta ahora, nuestro Litoral. Ismael Montes nació en La Paz el 5 de octubre de 1861; fueron sus padres Clodomiro Montes y Tomasa Gamboa. Fue en la Guerra del Pacífico, a la que asistió teniendo 18 años, donde logró su grado de Subteniente, iniciando así su carrera
militar, pero, cuando ya ostentaba el grado de Capitán, se retiró del Ejército e inició sus estudios de Derecho hasta obtener el título de abogado. Militó, desde la universidad, en el Partido Liberal.
Su carrera política fue vertiginosa. En la revolución federal logró el grado de Coronel y actuó en calida de Jefe de Estado Mayor General. En la convención de 1899 representó a La Paz y en el Gobierno de Pando fue Ministro de Guerra, asistiendo a la Campaña del Acre. Luego se dedicó a la política intensamente, pues tenía como mira la presidencia de la República sustituyendo a Pando al concluir éste período.
No fue fácil su triunfo en las elecciones, pues el partido ya se había fraccionado y el secto “puritano”, encabezado por Lució Pérez Velasco, le presentó reñida batalla.
Era un hombre de trabajo emprendedor. Por eso se dedicó preferentemente a reorganizar, transformar la educación y su sistema; construyó escuelas, creó la Escuela de Maestros, sistematizó la educación trayendo al país una misión
pedagógica belga, reorganizó asimismo el ejército y reordenó las finanzas y la economía del país, adoptó el patrón oro, e hizo una labor interesante que significó progreso y adelanto.
Como ya dijimos, sometido a la presión chilena que nos ahogaba con el control aduanero, aceptó finalmente la suscripción del Tratado de 1904 que no privó de un territorio enorme, de nuestra costa marítima y de nuestra salida al mar. Pudo evitarlo, sometiendo al país a restricciones y dificultades; pero no lo hizo, tal vez pensando en el porvenir político, por encima del histórico, teniendo en mente una segunda presidencia antes que el monstruoso renunciamiento.
La opinión pública, entonces, le condenó; la historia en el futuro y para siempre, no le dará la razón. Lo prueba el hecho de que el año siguiente, suscribió un tratado comercial y aduanas con el Perú, que dio lugar a un tráfico comercial y aduanero fluido y sin dificultades.
En 1908 y con la oportunidad debida, el gobierno convocó a elecciones, representando la
candidatura liberal integrada por Fernando Eloy Guachilla para Presidente y Eufronio Viscarra para Vicepresidente; la fórmula oficial ganó los comicios; pero, días antes de la posesión, el presidente electo enfermó y murió. Por instrucciones de Montes, la mayoría liberal en el Congreso negó al vicepresidente Eufronio Viscarra el derecho de sucesión, alegando que la muerte del titular se había producido antes de que se posesionara y ejerciera cargo. La versión que circulaba, en sentido de que el mandatario electo había sido envenenado para impedir su posesión y, por tanto, para que Montes prolongará su mandato, cobró cuerpo y fue admitida como verídica por la mayor parte de la opinión pública, máxime si Montes, efectivamente, se hizo prolongar su mandato por un año. En este lapso convocó a nuevas elecciones en que resultó triunfante el liberal Eliodoro Villazón, Montes gobernó un año más, de 1904 a 1909.
Al cumplirse el período de Eliodoro Villazón, Montes que ejercía función diplomática en Europa, retorno al país y presentó su candidatura por un nuevo período, ganando ampliamente las elecciones que le permitieron gobernar desde el 14 de agosto de 1913 al 15 de agosto de 1917. Hizo obra, indudablemente; inició la construcción de los ferrocarriles Potosí – Villazón y Potosí – Sucre, aparte de que continuó dando a la educación el máximo impulso. Sin embargo, políticamente era cada vez más combatido, especialmente por los liberales disidentes que crecían en número y que, finalmente, fundaron en 1914 el Partido Republicano, encabezado por el General José Manuel Pando, Daniel Salamanca, Bautista Saavedra, Domingo L. Ramírez, Abel Iturralde, León M. Loza, Rafael de Ugarte, Demetrio Canelas y otros.
Concluido su segundo mandato, Montes propició la candidatura de José Gutiérrez Guerra que dio un nuevo triunfo al liberalismo para el periodo 1917 – 1920.
Entregado el gobierno al sucesor, Montes emprendió nuevo viaje por Europa en misión diplomática. A la caída de su partido, continuó en el exterior, habiendo retornado por breve tiempo durante el período presidencial de Siles, para
ausentarse nuevamente y volver sólo durante la Campaña del Chaco, el año 1932, en la que participó como asesor militar. Murió en La Paz, el 18 de noviembre de 1933.
RASGOS FÍSICOS
Montes era de estatura más alta que baja, de airoso y simpático continente, color pálido, pelo negro, con un poblado y hermoso bigote, timbre de voz clara y reposada, mirada penetrante e imponente y maneras distinguidas. A primero vista parecía tener un temperamento frío y un corazón duro; pero tratándole de cerca se descubría en él un genio afable, un gran corazón, una conciencia severa y para el cumplimiento, del deber, un carácter de acero.
Carácter, mucho carácter, fue el distintivo de este hombre.

JOSE MANUEL PANDO SOLARES (1899-)

0
Lugar y fecha de nacimiento.- En Luribay, provincia Loaysa de La Paz el 27 de diciembre de 1848. Profesión.- Militar. Esposa.-Carmen Guarachi (paceña). Títulos y honores.- Herido de guerra del Campo de la Alianza, explorador de los Río Beni y Madera. El Perú le confirió el grado de General de Brigada. Exaltación al mando.- Presidente Constitucional desde el 26 de octubre de 1899. Conclusión del mismo.- 14 de agosto de 1904. Duración del mando presidencial.- 5 años. Fecha de su fallecimiento.- Murió en La Paz, el 15 de junio de 1917. Causa de su muerte.- Asesinado en la región del Kenko (La Paz) por razones políticas.
ACTOS ADMINISTRATIVOS
Durante su administración fue creado el Territorio Nacional de Colonias (hoy departamento de Pando). Se construyó el ferrocarril La Paz – Guaqui con fondos exclusivamente bolivianos. Se construyó el camino de Pelechuco al Beni. Creó una Escuela Superior de Guerra en La Paz. Firmó el Tratado de Petrópolis con el Brasil el 17 de noviembre de 1903. Se levantó el Censo de 1900 que dio una población total de 1.816.271 habitantes.
DATOS BIOGRÁFICOS
Defendió el territorio nacional del Acre y el Norte, tierras que exploró para lograr la delimitación fronteriza con el Brasil. Pando nació en Luribay, provincia Loayza de la Paz, el 27 de diciembre de 1848. Hijo de Manuel Pando y Petrona Solares, estudió en La Paz, para incorporarse luego al Ejército Nacional desde donde combatió al dictador Melgarejo. Estudió Ingeniería y Medicina y finalmente se decidió por la carrera militar. Poco a poco fue ganando
grados. Por su inteligencia y simpatía, fue edecán de los presidentes Frías y Adolfo Ballivián.
Tuvo destacada actuación en la Guerra del Pacífico. Se retiró del Ejército para emprender la carrera política incorporándose al Partido Liberal, donde también hizo carrera hasta culminar en la convención partidaria en la que, en elecciones democráticas, derrocó al General Eliodoro Camacho resultando elegido Jefe de la organización. En 1896 perdió las elecciones para presidente, pero fue elegido Senador por Chuquisaca.
Fue él quién dirigió la revolución llamada Federal y, por tanto, logró el triunfo de su partido y la presidencia de la república luego de un breve período de la Junta de Gobierno integrada por él, Macario Pinilla y Serapio Reyes Ortiz. Efectivamente, fue elegido primer mandatario constitucional con voto indirecto, por la Convención reunida en Oruro; asimismo, fue ascendido al grado de General.
Inició su período el 26 de octubre de 1899. hizo bastante en cuanto a obras que marca etapa de progreso; pero, más se preocupó del aspecto internacional y sobre todo de los límites con el Brasil que habían sido alterados debido a las concesiones hechas por el tirano Melgarejo. Una “revolución” llevaba adelante por filibusteros organizado por el propio gobierno brasileño, inició el conflicto que finalmente nos fue adverso porque carecíamos de un ejército bien organizado y porque los gobernantes no supieron advertir las consecuencias de la generosidad de Melgarejo, ni prepararse para eventualidades previsibles. Por el tratado de Petrópolis, suscrito el 7 de noviembre de 1903, perdimos el Arce con 355.242 kilómetros cuadrados de extensión.
En su gobierno, también, se inauguró el ferrocarril Guaqui – La Paz. Fue ascendido por el Congreso al Grado de Mayor General en 1903. Al abandonar la presidencia el 14 de agosto de 1904, fue designado, a su periodo, Delegado Nacional en el Noroeste.
Todavía le correspondió intervenir en política, haciendo oposición a Montes, que se había apoderado del Partido Liberal, repudiándole por su excesivo autoritarismo. Por eso también fundó el Partido Republicano, con dirigentes liberales “puritanos” que rechazaban los métodos montistas.
Retirado a sus propiedades de Luribay, fue asesinado en el Kenko, cuando viajaba a La Paz, el 15 de junio de 1917. muchos políticos, la prensa y la opinión pública culparon al gobierno liberal de este crimen que finalmente no fue aclarado.
RASGOS FÍSICOS
Pando era de mediana estatura, constitución hercúlea, color blanco, ojos verdes de mirada bondadosa, serio, casi reconcentrado, culto y muy estudioso, de vasta instrucción y competencia en las materias geográficas y militares; hablaba poco, pero pensaba mucho y era un táctico y un artillero de primer orden.