OEA presenta informe y explica 25 irregularidades para favorecer a Evo Morales Ex Presidente de Bolivia

0
135

El informe de la auditoría electoral fue presentado ayer en Washington. La empresa Neotec figura como responsable de varias irregularidades promovidas por su director, Marcel Guzmán de Rojas. La exvocal María E. Choque reitera que no hubo fraude

Desde manipulación remota de resultados de votación, hasta el hallazgo en el edificio del Tribunal Supremo Electoral de actas en blanco de voto en el exterior, son algunas de las 25 irregularidades que encontró el equipo de la Organización de Estados Americanos (OEA) que realizó la auditoría técnica a los resultados de las elecciones del 20 de octubre.

De acuerdo con el informe final, que fue entregado ayer en Washington, de las 25 irregularidades, 12 corresponden a acciones dolosas, mientras que las otras 13 fueron calificadas como irregularidades graves.

El documento señala que entre las “acciones deliberadas para buscar manipular el resultado electoral”, se detectó que el Tribunal Supremo Electoral ocultó a la ciudadanía un 5,58% de actas que se encontraban en el sistema TREP, pero que no fueron publicadas.

En el tercer punto del informe se cuestiona a la empresa Neotec, suministradora del servicio, porque “mintió” con relación al servidor denominado BO01, que registró actividad, inclusive, durante el tiempo en que el sistema de resultados preliminares se encontraba “apagado”.

Además, se evidenció que evadieron intencionalmente los controles de la empresa auditora Ethical Kacking y se redirigió el tráfico hacia una red que estaba fuera del dominio, que define al tercer servidor.

El quinto punto del informe de auditoría es lapidario, porque señala que ese tercer servidor, conocido como BO1, “que se creó de manera deliberada facilitó un entorno que permitía la manipulación de datos, suplantación de actas o cualquier maniobra, facilitado por la volatilidad de la evidencia digital”.

El asesor

Para que trabaje ese tercer servidor, según el informe, una persona ingresó directamente a los servidores del cómputo oficial de manera remota. “Se trabajó remotamente sin supervisión alguna e informó los cambios realizados por correo electrónico”, establece el informe difundido ayer por el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

También refiere que a solicitud de los vocales del TSE y de un individuo presentado como asesor de los vocales, se configuró un servidor en una red ajena al TREP a través de una máquina virtual. Según el documento, esta persona accedió al sistema el 21 de octubre, cuando se suponía que el TREP estaba paralizado.

Para evitar la fiscalización de esta terminal, los responsables mintieron sobre el uso de esa máquina y se intentó ocultar la existencia del servidor BO20.

Durante la auditoría de la OEA personal de Neotec ingresó a los servidores y a las bases de datos pese al pedido de dejar las máquinas paralizadas.

El penúltimo punto de las acciones para cambiar el resultado de la elección señala que “se detectaron irregularidades en el llenado de actas de escrutinio y cómputo que afectan la integridad de las mismas. En un ejercicio que buscó analizar posibles adulteraciones o manipulaciones fueron revisadas 4.692 actas. En este análisis se identificaron 226 actas en las que dos o más de un mismo centro de votación fueron llenadas por una misma persona, denotando una acción intencional y sistemática para manipular los resultados electorales. Las actas corresponden a 86 centros de votación de 47 municipios del país. La suma de votos válidos es de 38.001, del cual el 91% (34.718) fueron adjudicados al MAS.

El documento precisa que las manipulaciones, falsificaciones y adulteraciones de actas en Potosí, Cochabamba, Chuquisaca, Santa Cruz, La Paz y Oruro, evitaron que Evo Morales vaya a segunda vuelta electoral.

Irregularidades graves

En este grupo hay 13 puntos descritos por la OEA. Las imágenes transmitidas al TREP fueron destruidas y no se sabe si las fotos que mandaron los funcionarios eventuales del Sereci son auténticas ni se conservan datos de los equipos con los que fueron tomadas las fotos.

El segundo punto afirma que hubo cambios en las actas del exterior, principalmente cuando las mismas estaban ingresando al sistema. Esas actas fueron utilizadas para el TREP y para el cómputo final.

Las imágenes capturadas para el TREP también fueron utilizadas para el cómputo final y, por lo tanto, eso descarta la teoría de que se trataban de sistemas separados e independientes.

“El responsable de la empresa proveedora del software (Neotec) accedió al sistema operativo en medio de la noche” cuando se pensaba que los sistemas estaban listos y que ya nadie podía acceder a ellos, señala el sexto punto de las irregularidades.

Asimismo, refiere que el responsable de la empresa Neotec modificó en más de una ocasión el software del cómputo oficial en pleno proceso. Luego, ingresó al menos 1.575 actas del TREP (ambiente cuya red fue vulnerada y manipulada) directamente al cómputo oficial.

“Se accedió durante el proceso de cómputo oficial directamente a modificar datos de la Base de Datos mediante sentencias SQL (que permiten cambiar datos sin utilizar la aplicación), para resolver fallas en un algoritmo de cálculos. Solo en este acceso, que se llevó adelante 20 minutos después de un acceso directo a las bases de datos para “desanular actas”, se modificaron los datos de 41 mesas directamente sobre la base de datos”, señala el reporte.

Entre los errores detectados por el equipo de auditores señalan que hubo inclusión de inhabilitados en la lista de electores, algo que había denunciado Neotec.

Otro factor que detalla la OEA es que el 18% de las observaciones a 12.925 actas corresponde a los cambios y correcciones en la cantidad de votos registrados en la elección de octubre.

La presidenta Jeanine Áñez tuiteó: “El Análisis de Integridad Electoral sobre las Elecciones Generales de Octubre en Bolivia comprueba claramente el fraude del #200, con la promulgación de la Ley para anular las elecciones fraudulentas, elegir un nuevo TSE y convocar en el menor tiempo posible nuevas elecciones”.

Pesquisa de la Fiscalía

El fiscal que investiga en Bolivia el caso del fraude electoral, Ronald Chávez, adelantó que convocarán a declarar en calidad de testigos a los ejecutivos de las dos empresas contratadas por el TSE, Neotec y Ethical Kacking, para que expliquen el trabajo que realizaron, pese a que estas firmas remitieron informes al Ministerio Público.

Chávez dijo que Marcel Guzmán de Rojas, ejecutivo de Neotec, se encuentra en Rusia. EL DEBER se contactó con el ejecutivo que dijo que no estaba realizando declaraciones a los medios.

Asimismo, la expresidenta del ente electoral, María Eugenia Choque, fue conducida ayer hasta las bóvedas del BCB para entregar a la Fiscalía el sobre que depositó el 25 de octubre en una caja de seguridad. Al salir, dijo que sabe que no hubo fraude electoral y que prestará su colaboración cuando lo requieran las autoridades.

Deja un comentario