La Conquista del Imperio Inca y Las Colonias

0
1012
Inicio del Descubrimiento de América
Se dice que Cristobal Colón para realizar su intento de llegar a las Indias por mar, acudió a los gobiernos de Génova, Portugal e Inglaterra, pero estos lo consideraron como una locura. Se casó con la hija de un tal Perestrello que llegó a ser gobernador de las islas Madera. es posible que Colón llegara a poseer una carta de Toscanelli de 1474, gracias a las relaciones qe consiguió por intermedio de su esposa. Convencido de la realidad de sus ideas, y para realizar la expedición que pudiera llevarlo a lo que se denominaba «el camino del occidente», necesitaría alguién que patrocinara su viaje. Los monarcas Fernando V de Aragón e Isabel I de Castilla, aceptaron y firmaron capitulaciones en las que Colón quedó como Almirante de los mares y tierras a descubrirse, además sería nombrado gobernador y virrey de las tierras, teniendo un décimo de las riquezas que allí se obtuvieran. Por su parte Cristobal Colón se obligaba a contribuir con el octavo del precio y gastos de la expedición.
Los viajes de Colón

Primer viaje
Colón se asoció con los hermanos Yañez Pinzón, y con el dinero facilitado a la reina por el tesorero de Fernando V, el judío Santangel, se compraron y armaron tres carabeles que tenían como desplazamiento una cien toneladas cada una. Los nombres tradicionales fueron: Santa María, La Pinta y La Niña. La tripulación, constituida por 120 hombres, fue alistada en la región de los puertos en el sur de Andalucía. Cristobal Colón iba de Almirante en la Santa María, llevando de piloto al vizcaino Juan de la Cosa. En La Pinta iba como piloto Francismo Martín Pinzón y como comandante Martín Alonzo Pinzón. En La Niña viajaba como jefe Vicente Yañez Pinzón y como piloto uno de los dueños de las carabelas, Pedro Alonso Niño.
La expedición salió de Palos el 3 de agosto de 1492. Se proveyó de agua en las Canarias y siguió rumbo al sudoeste, arribando después de un viaje sin contratiempos a la isla Guanahani en la mañana del 12 de Octubre de 1492, fecha memorable para la historia de la humanidad, pues un nuevo continente fue descubierto para la cultura de los pueblos de occidente. El primer grito de tierra fue dado, según la tradición, por el marinero Rodrigo de Triana.
Colón después de desembarcar en la isla Guanahani, exploró otras islas. Llegó a Cuba y después a la isla Española (hoy Haiti), donde fundó el Fuerte de la Natividad. Regresó a España con sólo La Pinta y la Niña, pues la Santa María se perdió en una tormenta. El viaje de regreso fue accidentado y los arriesgados navegantes se dispersaron, llegando Colón a las costas portuguesas de donde pasó a España. El almirante del mar océano fue recibido por los Reyes Católicos en la ciudad de Barcelona. Allí dió cuenta de su viaje y mostró a los reyes los productos de la fauna y flora americanas, presentando además algunos nativos de las islas que llamaron poderosamente la atención, tanto por su raza como por su vestimenta.
Segundo viaje
El segundo viaje de Colón hacia el nuevo mundo se hace del puerto de Cádiz, el 25 de septiembre de 1493. Entre su tripulación se encontraba Fray Diego Buil, Diego Álvarez Chanca, médico destacado, Alonso de Ojeda y Diego Colón. El 3 de noviembre llegó a las pequeñas Antillas, descubriendo la isla Dominicana y otras. El 16 de noviembre descubrió la isla de Boriquen (Puerto Rico) y otra que denominó San Juan Bautista.
Luego arribó al fuerte de Natividad, construido durante el primer viaje en la isla española, así se enteró que había sido destituido por los caciques Caonabó y Mayrení, quienes habían dado muerte a toda la guarnición.
En mayo de 1494 construyó una nueva fortaleza: La Isabela, donde dejó de Gobernador a su hermano Bartolomé, quién demostró gran pericia en su gobierno. Colón exploró el sur de la Española y fundó la población de Santo Domingo. De regreso a España desembarcó en Cádiz en 1496 y fue recibido en Burgos por los reyes Fernando e Isabel, quienes demostraron gran benevolencia, concediéndole nuevos favores.

Tercer viaje
El tercer viaje de Colón salió del puerto de Sanlúcar de Barrameda en mayo de 1498, haciendo escala en Puerto Santo y Madera de donde pasa a las Canarias. En este viaje descubre la Costa Occidental del continente en la desembocadura de Orinoco (Venezuela) a la que denomina Tierra Firme.
A Colón no le faltaron los enemigos, estos consiguieron que se nombrara a Francisco de Bobadilla como juez pesquisidor y, dos meses más tarde, como Juez y Gobernador de la Española. Bobadilla llegó a Santo Domingo en agosto de 1500 y como Colón se negó a reconocer sus poderes fue puesto preso y encerrado en una fortaleza.
Cuarto viaje
En 1502 Colón hizo velas rumbo a las Canarias, en junio llegó a la Martinica y siguió su viaje hasta la isla Española, sin entrar al puerto de Santo Domingo pasó por las islas de Santa Cruz y Puerto Rico con rumbo a tierra firme. Llegó a los Cayos de Morant (Jamaica) y, llevado por las corrientes, llegó a Cuba y a la isla de los Pinos. Con dirección sur descubrió los Cabos de Honduras y otras tierras de América Central.
Pocas semanas después dejó de existir la reina Isabel, Colón que había llegado enfermo, no pudo salir de Sevilla hasta mayo del año siguiente en que se trasladó a Segovia donde se encontraba el rey con su corte.
Abatido por su enfermedad y lleno de pesares morales, murió en Valladolid el 21 de mayo de 1506, después de recibir los sacramentos.
Posesión de América

Los reyes de españa Fernando e Isabel conociendo de la existencia de nuevos territorios se apresuraron a legalizar su posesión, que ya se había hecho efectiva por la ocupación de Colón y sus compañeros. Para el efecto solicitaron del Papa la autoridad máxima terrenal y espiritual de aquel entonces, un título de posesión. El Papa, Alejandro VI, dió su respuesta favorable a dicha petición, dándoles posesión de las nuevas tierras, a condición de que enviaran hombres instruidos y temerosos de Dios para evangelizar a los naturales.

Tratado de Tordesillas
Portugal, que veía con cierto recelo los fabulosos descubrimientos de España, pidiendo al Papa se reconozcan sus derechos a los viajes y exploraciones por el océano. Alejandro VI concedía a España todas las tierras situadas a cien leguas al Oc­cidente de las Azores e islas del Cabo Verde que eran portuguesas. Juan II de Portugal acreditó a sus embajadores ante los Reyes Católicos, y en 1494, en la villa castellana de Tordesillas, se acordó la nueva demarcación. Esta linea pasaba a 370 leguas del Cabo Verde. El trazado de la línea corrió a cargo de dos carabelas, una española y otra portuguesa. Por este tratado se adjudicaba, impensadamente, a Portugal un gran trozo del Brasil, hasta el meridiano 46 de longitud occiden­tal. Este territorio fue descubierto en 1500 por el marino portugués Álvarez Cabral. El tratado de Tordesillas no resolvió las dificultades entre España y Portugal, ya que el litigio por los territorios americanos subsistió en los siglos XVII y XVIII.
Francisco Pizarro

La Conquista del Imperio Inca 
La conquista del Imperio inca por Francisco Pizarro abrió el camino para la sumisión de la Bolivia actual en el año 1535 y el establecimiento de la Real Audiencia de Charcas, parte esencial del Virreinato del Perú, que abarcó todo lo que hoy es el territorio boliviano. Aunque la historia de Bolivia en el período virreinal se halla muy ligada al Perú, conociéndose con el nombre de Alto Perú.

El origen de la división de ambos territorios se debe a las capitulaciones de Carlos V, revisadas en 1534, que asignaban a Pizarro doscientos sesenta leguas desde Tumbes al sur, y otras doscientos a Diego de Almagro al sur de éstas. Juan de Saavedra, adelantado de Diego de Almagro, llegó en 1535 al Lago Titicaca y al valle de La Paz, para luego fundar las ciudades de Paria (Oruro) y Tupiza en 1536 al sur. Muerto Almagro, Francisco Pizarro envió a su hermano Gonzalo a colonizar la provincia del Collao. Pedro de Anzúrez fundó Chuquisaca (actual Sucre) en 1538, Potosí surgió en 1546, La Paz en 1548 y Cochabamba en 1574.

La corriente colonizadora del Río de La Plata se expandió hacia el territorio de lo que hoy en día es Bolivia, con la fundación de Santa Cruz en 1561. Un grupo de españoles partidos de Asunción del Paraguay y Buenos Aires encabezados por Ñuflo de Chávez y acompañados por aliados itatines conquistaron la región, los primeros fundaron Santa Cruz a orillas de la serranía de Sutó y los segundos se establecieron en el norte en la región hoy conocida como Guarayos. Esta ciudad de frontera se sirvió como marca española de contención a los constantes ataques de bandeirantes portugueses que desde la región de São Paulo invadían la región capturando indígenas para mano de obra en las colonias portuguesas, y el constante asecho de los guaraníes que atentaban contra la frontera sudeste de la región minera del Alto Perú.

El clima subtropical continental, la carencia de mano de obra indígena abundante, la ausencia de minas y grandes riquezas, y el constante ataque de los guaraníes hicieron que Santa Cruz sea de poco interés para la migración española. Para contrarrestar esto y asegurase que esta región aislada se pueble de fieles a la corona, se libró impuesto a sus habitantes, se dio indulto a grupos perseguidos (principalmente judíos conversos, pero también algunos cimarrones, gitanos y mercenarios), además se dio libertad y encomiendas a favor de mestizos e inclusive indígenas lo cual no estaba permitido en otras regiones de la colonia. Santa Cruz se mantuvo como una cultura agrícola ganadera aislada del auge minero del Alto Perú, pero creció en población y sus habitantes fundaron otros pueblos y ciudades importantes en toda la planicie Chaco-Beniana y los valles del sudoeste (Vallegrande, Portachuelo, Trinidad, Charagua, Cuevo, Samaipata, San Ignacio, Riberalta y otros).

Por su parte, el Alto Perú se caracterizó por presentar una base minero-agrícola. La ciudad de Potosí, la más poblada de América en 1574 (120.000 habitantes), se convirtió en un gran centro minero por la explotación de las minas de plata del Cerro Rico de Potosí y en 1611 era la mayor productora de plata del mundo. El rey Carlos I había otorgado a esta ciudad el título de villa imperial después de su fundación.

Como un colchón adicional de presencia española ante la avanzada portuguesa, la corona permitió el establecimiento de misiones jesuíticas al norte y este de Santa Cruz en las regiones de Moxos y Chiquitos. Estas misiones fueron muy exitosas y se establecieron centros importantes y avanzados tanto cultural como económicamente.

Estos territorios pertenecían a la gobernación de Santa Cruz y los misioneros eran en su mayoría originarios del centro de Europa (Suiza, Alemania, Hungría). 

Como testigos del nivel de desarrollo de estos centros misionales quedan las Misiones de Chiquitos (San Javier, Concepción, San Miguel, San Rafael, San José y Santa Ana) todas en Santa Cruz y fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por Unesco.

Difícil ruta de la conquista
Entre 1531 y 1532 Pizarro exploró cautelosamente la región, combatió y venció a caciques locales y fundó Piura, la primera población española del Perú. En noviembre de 1532 se internó hacia el este y se atrevió a subir a los contrafuertes andinos, reducto del imperio incaico. El minúsculo ejército pizarrista contaba con 62 hombres a caballo y 106 peones, un total de 168 europeos que iban a enfrentarse al imperio más poderoso de América del Sur. La fortuna ayudó a Pizarro, los incas estaban divididos y, a pesar de que Atahuallpa había derrotado militarmente a Huáscar, había gran descontento de los seguidores de Huáscar con el Inca quiteño que por añadidura se hallaba acampado a pocos kilómetros de Cajamarca, a donde llegó Pizarro el 15 de noviembre de 1532.

Huayna Kápac, entes de morir, dejó el reino de Quito a Atahuallpa y el resto a su primogénito Huáscar.

Atahuallpa (1500 -1533)
Atahuallpa nació alrededor de 1500 en las proximidades de Quito (Hoy provincia de Imbabura en Ecuador), hijo del último gran Inca, Huayna Capac y de la princesa Tupac Palla. Fue el último de los incas reinantes antes de la llegada de los europeos; lo sucedieron otros incas sujetos al dominio es­pañol y rebeldes al imperio conquistador, que no pudieron recuperar nunca el poder sobre sus tierras.

El problema de la herencia del reino fue fatal para él y su pueblo. Heredó el norte con su centro en Quito, mientras su hermano Huáscar, que desde la capital de los incas consideraban el heredero legítimo del imperio, se quedó con el sur con su centro en Cuzco. Al no haber acuerdo entre ambos estalló una verdadera guerra civil que terminó por coincidir con la llegada de Pizarro. En 1532, Atahuallpa venció a Huáscar en la batalla de Quipaypán.

Muerte de Huascar
El 16 de noviembre de 1532 fue aprehendido por Pizarro en Cajamarca. Ya preso ordenó a sus hombres matar a Huáscar y a toda su familia y descenden­cia. Después de haber ofrecido y entregado a los españoles un rescate por su vida y libertad, fue ejecutado por Pizarro que lo acusó de idolatría, fratricidio y traición. Murió el 26 de julio de 1533, cuando tenía alrededor de 33 años.

Muerte de Atahuallpa
El Inca hizo llegar a Rumiñawi, que estaba en las proximidades de Quito, la instrucción de atacar a los españoles con su ejército. El cacique de Cajamarca denunció el hecho ante Pizarro, que con celeridad y frialdad reunió a su grupo más íntimo y decidió la ejecución del emperador que fue acusado de traición y fratricidio y condenado a la hoguera. Para el Inca esto era terrible pues rompía la tradición de que el cuerpo (momificado) en buen estado garantizaba su vida en el más allá. El día de la ejecución que se hizo en el centro de la plaza de Cajamarca, pidió convertirse al catolicismo y ser bautizado. Lo llamaron Francisco como el conquistador, probablemente lo hizo porque así se libraba de la hoguera. En efecto, convertido el Inca, se le sometió al garrote (se ajusta un cordel al cuello y se le da vuelta hasta ahogar a la víctima).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí