Jubileo: 1,8 millones de bolivianos pasarán hambre y subirán riesgos post Covid-19 Coronavirus

0
114

En su reciente estudio calcula que en el plazo inmediato, los hogares dejarán de gastar en bienes y servicios menos esenciales, para cuidar sus bolsillos.

Al menos 1,8 millones de bolivianos pasarán hambre y aumentarán riesgos por coronavirus (Covid-19), debido a las restricciones establecidas con el fin de prevenir la expansión del virus, lo que ocasionó que muchas actividades económicas se paralicen, señala un análisis de la Fundación Jubileo.

“Las restricciones establecidas desde el mes de marzo, producto de la expansión del coronavirus, tendrán consecuencias sobre el funcionamiento de los sistemas alimentarios, que impactaría sobre el 15% de la población, cifra equivalente a cerca de 1,8 millones de personas en el país, las que se encontraban en inseguridad alimentaria, por su incertidumbre en su capacidad de compra de una canasta mínima y básica de alimentos”, menciona la entidad.

Con base en datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), Jubileo analizó un conjunto de variables como el tipo de gasto en los hogares, gasto en alimentos, capacidad adquisitiva de los trabajadores, incremento en los precios de los alimentos, lo que ocasionó una serie de riesgos en la seguridad alimentaria en la etapa post Covid-19.

En el documento explica que hogares con menores ingresos gastaban más en alimentos. Según el INE, los hogares del primer quintil que tienen un ingreso monetario promedio de 1.722 bolivianos, destinaban 48,2% de su gasto total a la compra de alimentos, de los cuales 6,4% corresponde a alimentos consumidos fuera del hogar y 41,8% a alimentos para ser consumidos en sus hogares.

En cambio, en hogares donde el ingreso monetario era mayor, el gasto total en alimentos representaba solo 29,3%, de los cuales 12,1% era destinado a alimentos comprados en restaurantes y 17,2% en alimentos consumidos en el hogar.

Por otra parte, antes del coronavirus, el gasto promedio en la adquisición de bienes y servicios que realizaban los hogares en el país comprendía mayormente la compra de alimentos y bebidas no alcohólicas, que representaba un 26,1% del gasto total; sin embargo, los hogares también consumían alimentos fuera del hogar, en un 11,9%. Considerando estos dos gastos, los hogares destinaban para la compra de alimentos 38% del total de sus ingresos.

Cuando Bolivia declaró emergencia sanitaria y cuarentena total, los ciudadanos se aprovisionaron de alimentos, medicamentos y artículos de limpieza, principalmente, y dejaron de gastar en prendas de vestir y calzados, transporte, recreación y cultura, restaurantes, hoteles, bienes y servicios personales, los que representaban, en promedio, 38% del gasto total.

“El sector de la informalidad sufrirá riesgos generados por la demanda en la compra de alimentos, por la reducción de la capacidad adquisitiva, el menor movimiento económico y porque los sectores de ingresos bajos tendrán menor capacidad de compra. A pesar de que se han implementado mecanismos de apoyo para garantizar que no cierren las empresas y evitar quiebras, se prevé un impacto en la economía, principalmente en las personas ocupadas en actividades en el sector informal”, advierte Jubileo.

También calcula que en el plazo inmediato, los hogares dejarán de gastar en bienes y servicios menos esenciales, para cuidar sus bolsillos. El coronavirus cambiará el estado de ánimo y los hábitos de consumo y, por tanto, la canasta familiar verán incrementos en el gasto destinado a productos de alimentación y medicina, y bajará en los otros rubros.

“Y como se advirtió, el impacto será peor en los sectores con menores ingresos, es decir, en los más pobres. La vuelta a la normalidad tomará tiempo y se espera que las acciones que se llevarán a cabo sean suficientes para sostener las escasas perspectivas de mejorar las actividades respecto del volumen de negocios y los ingresos para las familias pobres. El desafío es apoyar a las empresas formales e informales y también a los hogares durante esta crisis, para asegurar la recuperación más rápida de la economía”, sugiere la Fundación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí