juana azurduy de padilla

0
466

Juana Azurduy de Padilla nació en Chuquisaca. Eso no era nacer en cualquier lugar ya que dicha ciudad, que también recibía los nombres de La Plata o Charcas, era una de las más importantes de la América española.

Pertenecía al Virreinato del Río de La Plata desde 1776, igual que el resto del Alto Perú, y en ella residían nada menos que la Universidad de San Francisco Xavier, la Audiencia y el Arzobispado.

Tuvo una infancia felíz donde aprendió Quechua y Aymara, ya en su adolescencia, perdiendo a sus padres don Matías Azurduy y doña Eulalia Bermudes, se volvió conflictiva para su tía conservadora y fue enviada a un convento.

En el convento tuvo una actitud desafiante y clandestinamente organizaba reuniones donde aprendían la vida de Tupac Amarú y otros personajes que se revelaron contra los españoles. A los 8 meses de su internado es expulsada y regresa a su pueblo natal.

En Chuquisaca conoce a Melchor Padilla, conocedor de los pueblos indígenas, su hijo Manuel Padilla se hace amigo de ella y finalmente se casan, teniendo cuatro hijos victimas del Paludismo. Las ideas de la revolución francesa eran afines en ambas personas, y él forma parte de la rebelión criolla en contra de los españoles en 1809, comandando a los indios Chayanta.
Restaurado el poder colonial Padilla es perseguido y su mujer expulsada de sus propiedades.

Azurduy y su esposo, Manuel Ascensio Padilla, se sumaron a la Revolución de Chuquisaca que el 25 de mayo de 1809 destituyó al presidente de la Real Audiencia de Charcas, viendo morir a sus cuatro hijos y combatió embarazada de su quinta hija.
El 2 de Agosto de 1814 Juana Azurduy, de 9 meses de embarazo conquistó el cerro Carretas, matando al oficial a cargo español y tomando el sangriento estarte realista. Inmediatamente comienzan sus contracciones y da a luz en el campo de batalla donde nace su cuarta hija.

Azurduy lideró la guerrilla que atacó el cerro de Potosí, tomándolo el 8 de marzo de 1816.
Debido a su actuación, tras el triunfo logrado en el combate de El Villar recibió el rango de teniente coronel por un decreto firmado por Juan Martín de Pueyrredón, Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, el 13 de agosto de 1816. Tras ello, el general Belgrano le hizo entrega simbólica de su sable.

En 1816 recibe el visto bueno del Director Pueyrredón para que Güemes la designe Teniente Coronel con permiso de usar el uniforme militar, el mismo año fue herida en Viluma, su marido acudió a rescatarla y en este acto fue herido de muerte.

La cabeza de su esposo fue exhibida por meses en una plaza pública y el 15 de mayo de 1817 Juana al frente de cientos de indios la recuperó.

Por tres años siguió con estas tácticas hasta la muerte de Güemes en 1821.

Con las expediciones Argentinas del Ejército del Norte Juana ofrece tropas de ayuda al ejército de Güemes estos logrando gran admiración entre los argentinos a tal punto de recibir de propias manos del Gral. Belgrano el sable del poder argentino como símbolo de reconocimiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí