Dos ultimátums cercan a Gobierno y Áñez busca desactivar el conflicto

0
399
Presidenta Interina, Jeanine Añez

Cuando se cumple la primera semana del Gobierno transitorio de Jeanine Áñez, sectores afines al MAS aumentan la presión contra la mandataria interina, mientras los acuerdos legislativos para convocar a elecciones generales están estancados. Organizaciones de El Alto y las Seis Federaciones del Trópico dieron un nuevo ultimátum para la renuncia de Añez y el retorno del expresidente Evo Morales, mientras que la mandataria convocó a una mesa de diálogo a los alteños.

Tras un multitudinario cabildo, un grupo de juntas vecinales de El Alto y representantes campesinos de las 20 provincias de La Paz determinaron el bloqueo de carreteras y calles, además de intensificar el cerco a la sede de Gobierno, en el inicio de la quinta semana del conflicto desatado por las graves irregularidades en las elecciones del 20 de octubre.

Algunas juntas vecinales de El Alto decidieron no sumarse a estas protestas y denunciaron que los dirigentes afines al MAS los están obligando a participar.

El cabildo, que finalizó pasada medianoche del sábado, exige la renuncia de Añez y de la alcaldesa de El Alto Soledad Chapetón, la liberación de los detenidos en las movilizaciones a nivel nacional, el repliegue inmediato de los militares a sus unidades, que la Policía se reivindique con su pueblo para La Paz, entre otros puntos.

En tanto, el cabildo realizado por las Seis Federaciones del Trópico, realizado en Sacaba el sábado, determinó los mismos pedidos, aunque solicitan frontalmente el retorno de Evo Morales.

Ante estas protestas, el Gobierno inició negociaciones por sectores. El ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, informó que se tuvo un primer acercamiento con la Central Obrera Boliviana (COB) y reiteró que el objetivo del actual Gobierno es llamar a elecciones y pacificar el país, y no realizar cambios decisivos.

En rueda de prensa, el Ministro señaló que las principales preocupaciones de la COB son la continuidad de los proyectos y la gobernabilidad.

“No va a haber cambios decisivos en temas económicos. Es un gobierno de transición, no de cambio”, aseveró.

Añadió que el actual Gobierno de transición dará continuidad y viabilidad a lo “bueno que se venía haciendo” y tiene el objetivo de pacificar el país.

“Les han dicho que si Evo no vuelve todo va a cambiar, que hasta se les va a quitar sus casas, que va a volver Goni, que les cortarán los créditos, que se van a cerrar los programas Mi Casa, Mi Barrio, Mi Agua y no es verdad. El Gobierno ha sido claro en manifestar que no se va a cortar absolutamente nada”, dijo.

En la misma línea, la ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, invitó oficialmente a las juntas vecinales de El Alto a iniciar una mesa de diálogo para atender sus demandas y lograr la desmovilización y pacificación de la región, para lo cual pidió a los dirigentes alteños que pongan ellos una fecha y hora, y que el Ejecutivo estará presente en cuanto los convoquen.

En La Paz el desabastecimiento de alimentos y combustibles está en su fase crítica, pues ya casi no se encuentra carne y verduras y no hay gasolina para el transporte.

En Cochabamba el Gobierno no convocó formalmente al sector del trópico a dialogar. En el área metropolitana también se siente la escasez de varios productos, como tomate, cebolla y otras verduras.

En la capital del Estado, Sucre, también se siente los efectos del bloqueo en las salidas interdepartamentales por grupos afines a Evo Morales.

23 muertos en 29 días de conflicto. La crisis política y social comenzó el 20 de octubre, tras las elecciones por presunto fraude para favorecer al MAS.

UE OFRECE MEDIAR Y AYUDAR EN COMICIOS

El embajador de la Unión Europea en Bolivia, León de la Torre Krais, ratificó ayer el apoyo al Gobierno de transición de la presidenta Jeanine Añez para consolidar la democracia y llevar adelante un proceso electoral, lo antes posible.  “Ofrecer la cooperación de la Unión Europea para un proceso electoral en Bolivia exitoso”, señaló el diplomático al salir de la reunión con Añez.

La alta representante de la UE, Federica Mogherini, informó que la delegación en La Paz gestiona un espacio de diálogo en el que el Gobierno, la oposición y la sociedad civil logren hallar una solución institucional a la crisis política y social que vive el país.

ALCALDES DE EL ALTO Y LA PAZ, EN EMERGENCIA

La alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón, y el de La Paz, Luis Revilla, manifestaron su preocupación por las movilizaciones y bloqueos que están afectando el normal abastecimiento de alimentos y combustible en ambas ciudades.

Revilla pidió a los paceños no sacar basura a las calles, pues el botadero está cercado por afines al MAS y anunció controles para evitar el agio. Chapetón, en tanto, convocó a los sectores a buscar la pacificación y reconciliación nacional. “No permitamos que nos enfrenten entre hermanos, es hora de buscar la reconciliación”, dijo.

MORALES TIENE “MUCHO MIEDO” A UNA GUERRA CIVIL

REDACCIÓN CENTRAL

El expresidente Evo Morales tiene “mucho miedo” a que estalle en Bolivia una guerra civil por lo que, en una entrevista con Efe, hizo un llamamiento ayer para que sus compatriotas acaben de inmediato con los enfrentamientos.

“Tengo mucho miedo. En nuestra gestión hemos unido campo y ciudad, oriente y occidente, profesionales y no profesionales. Ahora vienen grupos violentos”, advirtió Morales al ser preguntado por el riesgo de una guerra civil en su país.

Morales, asilado político en México desde el 12 de noviembre, aseguró tener “información de primera mano” de que hay “paramilitares organizados” y “pandilleros y drogadictos pagados” por la derecha boliviana para cometer actos violentos en las calles del país.

Asimismo, dijo arrepentirse de “haber equipado a las FFAA” de Bolivia, que cuando Morales llegó al poder en 2006 sólo tenían “un helicóptero”, y que ahora están usando su armamento “contra el pueblo”.

El exmandatario aseveró que está persuadiendo a quienes cuestionan su llamamiento al “diálogo nacional” a que hablen con el Gobierno de transición para acabar con la confrontación en el país.

Morales ve necesaria su participación en este “diálogo nacional” para “pacificar Bolivia” dado que tiene “mucha autoridad para hablar” con los dos bandos enfrentados. Reiteró su llamamiento a dialogar y reducir la confrontación entre sus seguidores y el Gobierno de transición.

Morales dijo que vería de manera favorable que el Gobierno español y otros miembros de la Unión Europea (UE) participaran como mediadores para acabar con la grave crisis en Bolivia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí